La Semana Santa

RIGOR ESOTÉRICO DE LA SEMANA SANTA

 Ante todo es necesario comprender a fondo lo que es realmente el CRISTO CÓSMICO.

Urge saber, en nombre de la verdad, que Cristo, no es algo meramente histórico. Las gentes están acostumbradas a pensar en el Cristo como un personaje histórico que existiera hace 1977 años. Tal concepto resulta equivocado, porque el Cristo no es del tiempo, el Cristo es a-tem-po-ral; el Cristo se desenvuelve de instante en instante, de momento en momento; Cristo, en sí mismo, es el Fuego Sagrado, el Fuego Cósmico Universal.

Si nosotros rastrillamos un cerillo, brotará el fuego. Los científicos dirán que “el fuego es el resultado de la combustión”, mas eso es falso; el fuego que brota entre el cerillo está contenido en el cerillo, sólo que con la frotación lo liberamos de su prisión y aparece. Podríamos decir que: “el fuego en sí mismo, no es el resultado de la combustión, más bien, la combustión es el resultado del fuego”.

Conviene entender mis caros hermanos, que a nosotros lo que más nos interesa es el Fuego del Fuego, la Llama de la Llama, la Signatura Astral del Fuego.

La mano que mueve al cerillo para que aparezca la llama, tiene fuego, vida; sino no podría moverse. Después de que el cerillo se apaga, la llama sigue existiendo en la Cuarta Vertical.

Los científicos no saben qué cosa es el fuego; lo utilizan, pero lo desconocen. Tampoco saben lo que es la electricidad; la usan, pero la desconocen.

Así, mis queridos hermanos, conviene que ustedes entiendan lo que es el FUEGO. Antes de que la Aurora de la Creación vibrara intensamente, el Fuego hizo su aparición.

Recuerden ustedes mis queridos hermanos, que hay dos UNOS. El Primer Uno es AELOHIM; el Segundo Uno es ELOHIM; el Primer Uno es el INMANIFESTADO, el INCOGNOSCIBLE, la Divinidad que no se puede pintar, ni simbolizar, ni burilar. El Segundo Uno, brota del primer Uno y es el DEMIURGO ARQUITECTO DEL UNIVERSO: el Fuego.

Quiero, que entiendan que uno es el fuego que arde en la cocina o en el altar, y otro es el Fuego del Espíritu como Aelohim o como Elohim. Elohim, es pues, el Demiurgo, el Ejército de la Voz, la Gran Palabra. Cada uno de los Constructores del Universo son Llamas Vivas, Fuego Vivo; escrito está que “Dios es un Fuego Devorador”. El Fuego es el Cristo, el Cristo Cósmico.

Elohim, en sí mismo, ha brotado de Aelohim; Elohim, en sí mismo, se desdobla para iniciar la manifestación cósmica en el DOS, en su ESPOSA, en la MADRE DIVINA, y cuando el Uno se desdobla en Dos, surge el TRES que es el Fuego.

Las criaturas del Fuego hacen fecundo al CAOS para que surja la vida. Siempre que el Uno se desdobla en Dos, el Tercero aparece: el Fuego. El Fuego hace fecundas las Aguas de la Existencia y entonces el Caos se convierte en el Andrógino Divino.

Así, conviene entender que el Ejército de la Voz, el Ejército de la Palabra, es Fuego, y que ese Fuego Vivo, ese Fuego Viviente y Filosofal que hace fecunda a la Materia Caótica, es el Cristo Cósmico, el Logos, la Gran Palabra. Pero para que el Logos aparezca, para que venga a la manifestación, el Uno debe desdoblarse en el Dos, es decir, el Padre se desdobla en la Madre, y de la unión de los dos opuestos nace el Tercero: el Fuego. Ese Fuego es el Logos, el Cristo, que hace posible la existencia del Universo en la Aurora de cualquier Creación.

Así, mis queridos hermanos, conviene que entendamos mejor lo que es el Cristo. No nos contentemos con recordar la cuestión meramente histórica. Porque el CHRESTOS es una realidad de instante en instante; de momento en momento, de segundo en segundo. Él es el Creador; el Fuego tiene el poder de crear los átomos y de desintegrarlos; el poder para manejar las Fuerzas Cósmicas Universales, etc. El Fuego tiene el poder para unir todos los átomos y crear Universos, como el poder para desintegrar Universos. El mundo es una bola de Fuego que se enciende y se apaga según leyes.

Así que el Cristo es el Fuego. Por eso sobre la cruz verán ustedes las cuatro letras: “INRI”, que significa: “IGNI NATURA RENOVATUR INTEGRAM” (El Fuego renueva incesantemente la Naturaleza).

Ahora creo que ustedes van entendiendo por qué a nosotros nos interesa la Signatura Astral del Fuego, la Llama de la llama, lo Oculto, el aspecto esotérico del Fuego. Y es que el Fuego en realidad es crístico, tiene poder para transformar todo lo que es, todo lo que ha sido y todo lo que será. INRI es lo que nos interesa, sin INRI no es posible que nosotros nos cristifiquemos.

Les decía anoche que el Cristo Íntimo, el Cristo Cósmico, tiene que dar tres pasos de arriba hacia abajo, a través de las siete Regiones del Universo. También les decía anoche, que el Cristo debe de dar tres pasos de abajo hacia arriba (he ahí el misterio de los TRES PASOS y de los SIETE PASOS de la Masonería). Es lástima que los hermanos masones hayan olvidado ésto.

En todo caso el Chrestos, el Logos, resplandece en el Cénit de la Media Noche Espiritual. Como en el Ocaso o en el Oriente, y cada una de esas tres posiciones es respetada en las Siete Regiones. El místico que se guía por la Estrella de la Medianoche, por el Sol Espiritual, saben lo que significan esos Tres Pasos dentro de las siete Regiones. Pensemos también en el Sol, pensemos en el Rayo y en el Fuego… He ahí las Tres Lumbreras, los tres aspectos del Logos, en las Siete Regiones.

Cuando el Uno se desdobla en el Dos, surge el Tercero, y éste es Fuego que crea y vuelve nuevamente a crear. Este Tercero puede crear con el Poder de la Palabra, con la Palabra Solar, con la Palabra Mágica, con la Palabra del Sol Central ¡Así crea el Logos!

Es por medio del Fuego como nosotros podemos cristificarnos, inútilmente habrá nacido Cristo en Belén, si no nace en nuestro corazón también. Inútilmente habrá sido crucificado y muerto y resucitado en la Tierra Santa, si no nace también en nosotros, y muere y resucita…

Necesitamos encarnar al Chrestos Cósmico, al ESPÍRITU DEL FUEGO, hacerlo carne en nosotros. En tanto no lo hayamos hecho, estaremos muertos para las cosas del Espíritu, porque Él es la Vida, es el Logos, es la Gran Palabra: HERU-PA-KROAT… Él es VISHNU.

La palabra “Vishnú” les decía anoche viene de una raíz que es “VISH” que significa: “penetrar”. Él penetra en todo lo que es, ha sido y será. Necesitamos que penetre en nosotros para que nos transforme radicalmente. Sólo por medio del Fuego lograremos nosotros aniquilar al Ego. Quien pretenda aniquilar al Ego únicamente con el intelecto, marcha por el camino del error.

Obviamente necesitamos auto-conocernos, si es que queremos Cristificarnos, y si queremos auto-conocernos para lograr la Cristificación, necesitamos auto-observarnos, vernos a sí mismos, observarnos a sí mismos. Sólo por ese camino será posible llegar un día a la desintegración del Ego.

El Ego es la suma total de todos nuestros defectos: Ira, Codicia, Lujuria, Envidia, Orgullo, Pereza, Gula, etc., etc., etc. “Aunque tuviéramos mil lenguas para hablar y paladar de acero no alcanzaríamos a enumerar todos nuestros defectos cabalmente”.

Decía que necesitamos auto-observarnos, para auto-conocernos, porque si nos observamos a sí mismos, descubrimos nuestros defectos psicológicos y podremos trabajar sobre ellos. Cuando alguien admite que tiene una psicología, comienza a observarse y esto le convierte, de hecho, en una criatura diferente.

Yo quiero que entiendan, mis queridos hermanos gnósticos, esta noche, la necesidad de aprender a observarse a sí mismos, a verse a sí mismos. Pero hay que saberse observar, porque una es la Observación Mecánica y otra es la Observación Consciente.

Alguien que conociera por primera vez nuestras enseñanzas diría: “¿Pero qué gano con observarme? ¡Esto es aburridor! He visto que tengo ira, he visto que tengo celos ¿Y qué?” ¡Claro está que así es la Observación Mecánica!

Nosotros necesitamos Observar lo Observado. Repito: Necesitamos observar lo observado, y ésto ya es Observación Consciente de nosotros mismos.

La Observación Mecánica de sí mismos, no nos conducirá jamás a nada (es absurda, inconsciente, estéril). Necesitamos la Auto-Observación Consciente de sí mismos. Sólo así, verdaderamente, podremos auto-conocernos para trabajar sobre nuestros defectos.

¿Que sentimos Ira en un instante dado? ¡Vamos a observar lo observado! –la escena de la ira– no importa que lo hagamos más tarde, pero vamos a hacerlo. Y al observar lo observado, lo que vimos en nosotros, sabremos si realmente fue ira o no fue ira, porque pudo haberse provocado algún síncope nervioso que tomamos por ira. ¿Que de pronto fuimos invadidos por los celos? ¡Pues vamos a observar lo observado! ¿Qué fue lo que observamos? ¿Tal vez que la mujer estaba con otro tipo? ¿Y si es mujer, tal vez vio a su hombre con otra mujer y sintió celos? En todo caso, muy serenamente y en profunda meditación, observaremos lo observado, para saber si realmente, existió o no existió los celos.

Al observar lo observado, lo haremos a través de la meditacion, y de la auto-reflexion evidente del Ser. Así, esa observación se torna consciente. Cuando uno se hace consciente de tal o cual defecto de tipo psicológico, puede trabajarlo con el Fuego.

Tendría uno que concentrarse en Stella Maris (Tonantzin, Rea, Cibeles, Marah, etc.). Ella es una parte de nuestro propio Ser, pero derivado. Es la Serpiente Ígnea de nuestros mágicos poderes, la Cobra Sagrada, Fuego Ardiente. Ella con sus Poderes Flamígeros, podrá desintegrar el defecto psicológico, el agregado psíquico que nosotros hallamos auto-observado conscientemente. Y es obvio, que a su vez la Esencia o Fuego embotellado en el agregado psíquico que desintegremos, resplandecerá, será liberado, y a medida que vayamos desintegrando los agregados, los porcentajes de Esencia, que es Fuego Crístico, se multiplicarán; y un día, el Fuego resplandecerá dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.

Necesitamos que el Fuego arda en nosotros; sólo INRI (nombre sagrado puesto sobre la cruz del Mártir del Calvario), puede quebrar los agregados psíquicos. Aquellos que pretenden desintegrar todos esos agregados sin tener en cuenta el Fuego, marchan por el camino equivocado, y no solamente andan mal, sino que también extravían a los demás.

Se dice que el Crestos nació en la aldea de Belém hace mil novecientos setenta y siete años, ¡lo cual es falso! Porque la aldea de Belém no existía en aquella época. Belém tiene una raíz caldea: “BEL”, y Bel es el Fuego, la Torre de Fuego de caldea.

En nuestro cuerpo, la Torre es la cabeza y el cuello, porqué el resto del cuerpo es el Templo, y la Torre, la cabeza y el cuello. Quien ha logrado elevar el Fuego sobre sí mismo, quien lo pueda levantar hasta la cabeza, hasta el cerebro, hasta el tope, de hecho podrá convertirse en el Cuerpo del Crestos, que es Fuego, el Espíritu del Fuego.

Y es el Espíritu del Fuego, ese Espíritu Original Primigenio, quien podrá cristificarnos total-mente. El Fuego, Fohat, ardiendo dentro de nosotros, nos transformará radicalmente. Una vez que el Fuego arda en nosotros, seremos cambiados totalmente, seremos convertidos en criaturas completamente diferentes, seremos convertidos en seres distintos, y entonces gozaremos de la Iluminación Plena y de los Poderes Cósmicos.

Así que entendido esto mis queridos hermanos, debemos trabajar con el Fuego. “Al que sabe, la Palabra da poder, nadie la pronunció, nadie la pronunciará, sino, solamente aquél que lo tiene encarnado”.

El Cristo, el Espíritu del Fuego, no es un personaje meramente histórico; es el Ejército de la Palabra, es una fuerza que está más allá de la Personalidad, del Ego, y de la Individualidad. Es una fuerza, como la electricidad, como el magnetismo, un poder, un Gran Agente Cósmico Universal; Es la fuerza eléctrica que puede originar nuevas manifestaciones. Ese Fuego Cósmico, entra en el hombre que esté debidamente preparado, en el hombre que tenga la Torre, esa de Belém ardiendo.

Cuando el Cristo encarna en un Hombre, éste, se transforma radicalmente. Él es el Niño-Dios que debe nacer en cada criatura. Así como Él nació en el Universo hace millones de años, para organizar totalmente este Sistema Solar, así también debe nacer en cada uno de nosotros. Él nace en el “establo de belem”, es decir, entre los animales del deseo, entre los agregados psíquicos que necesita quebrantar, porque sólo el Fuego puede quebrantar tales agregados; así el Fuego aparece donde están esos agregados para destruirlos, para volverlos polvareda cósmica y libertar el Alma, la Esencia. ¿Cómo podrá Él libertar el Alma, si no entrara o penetrara profundamente en el organismo humano?

En el oriente, Cristo es VISHNU, y repito: la raíz “Vish” significa: “Penetrar”. El Fuego, el Cristo, el Logos, puede penetrar profundamente en el organismo humano para quemar las escorias que tenemos dentro. Pero necesitamos amar al Fuego, adorar al Fuego, rendirle culto a la Llama.

Ha llegado la hora de entender que sólo el “Fohat” puede transformarnos radicalmente. El Cristo dentro de nosotros opera quebrantando las raíces del mal. INRI, quebrantando los agregados psíquicos, ¡es formidable!, los reduce a cenizas. Pero necesitamos trabajar con el Fuego.

Por eso es que en nuestros trabajos de Concentración invocaremos a la Serpiente Ígnea de nuestros mágicos poderes; porque sólo con el Fuego podemos quebrantar todos los elementos psíquicos indeseables que en nuestro interior cargamos. El frío lunar nunca podrá quebrantar a los agregados psíquicos; necesitamos de los poderes flamígeros del Logos, necesitamos de INRI para transformarnos.

Sí, mis caros hermanos, que esta noche están reunidos conmigo: entiendan que estamos en Semana Santa, y la Semana Santa tiene siete días.

En los tiempos antiguos todo se regía por el Calendario Solar: Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter y Saturno. Los días eran: Lunes, Miércoles, Viernes, Domingo, Martes, Jueves y Sábado… …Desgraciadamente, ese calendario fue alterado por gentes fanáticas medievales.

La Semana Santa es profundamente significativa… …Recuerden los SIETE y los TRES PASOS de la Masonería. El Cristo debe arder primero que todo en nuestro cuerpo humano, más tarde la Llama debe depositarse sobre el fondo del Alma y por último en el fondo del Espíritu. Estos Tres Pasos a través de las Siete Esferas, son profundamente significativos. Obviamente estos Tres Pasos, básicos, fundamentales, se hallan contenidos en las Siete Esferas del Mundo y del Universo.

Incuestionablemente, la Semana Santa tiene raíces esotéricas muy hondas, porque el Iniciado debe trabajar sobre las Fuerzas Lunares y sobre las Fuerzas de Mercurio, y con las Fuerzas de Venus y del Sol, y de Marte, y de Júpiter y de Saturno. El DRAMA CÓSMICO se desenvuelve en siete Regiones y de acuerdo con los siete Planetas del Sistema Solar.

La Llama debe aparecer en el Cuerpo Físico, debe avanzar en el Cuerpo Vital, debe proseguir su camino por la Senda Astral, debe continuar su viaje por el Mundo de la Mente, debe llegar a la Esfera de Venus (en el Mundo Causal) debe continuar o proseguir su viaje por el Mundo Búddhico o Intuicional, y por último, en el septimo Día, habrá llegado al Mundo de Atman, al Mundo del Espíritu, entonces el Maestro recibirá el BAUTISMO DEL FUEGO, que lo transformará radicalmente.

Obviamente, todo el Drama Cósmico tal como está escrito en los “Cuatro Evangelios”, deberá ser vivido dentro de nosotros mismos, aquí y ahora. Eso no es algo meramente histórico, es algo para vivir ahora y aquí.

Los TRES TRAIDORES que crucifican al Cristo, que lo llevan a la muerte, están dentro de nosotros mismos. Los Masones lo conocen, los Gnósticos también los conocemos: JUDAS, PILATOS Y CAIFÁS. Judas es el DEMONIO DEL DESEO que nos atormenta. Pilatos, es el DEMONIO DE LA MENTE, que para todo tiene disculpas y Caifás, es el DEMONIO DE LA MALA VOLUNTAD, quien prostituye el altar.

Estos son los Tres Traidores que entregan al Cristo por 30 Monedas de Plata. Las 30 monedas representan todos los vicios y pasiones de la humanidad… Cambian al Cristo por las botellas en la cantina, cambian al Cristo por el prostíbulo o por el “lecho de Procusto”, cambian al Cristo por el dinero, por las riquezas, por la vida sensual, lo venden por 30 monedas de plata.

Hermanos, recuerden que multitudes de personas, multitudes de gentes, piden la crucifixión del Señor, todas esas multitudes que gritan “¡Crucifixia! ¡Crucifixia!”, no son las de hace 1977, ¡no! Esas gentes que piden la crucifixión del Cristo, están dentro de nosotros mismos, repito, aquí y ahora, son los agregados psíquicos inhumanos que en nuestro interior cargamos; son todos esos elementos psíquicos indeseables que llevamos dentro (los DEMONIOS ROJOS DE SETH), viva personificación de todos nuestros defectos de tipo psicológico. Son ellos los que gritan: “¡Crucifixia! ¡Crucifixia! ¡Crucifixia!” Y el Señor es entregado a la muerte.

¿Quiénes le azotan? No son acaso las “multitudes” que llevamos en nuestro interior ¿Quiénes le escupen? ¿No son todos esos agregados psíquicos que personifican nuestros defectos? ¿Quiénes ponen sobre Él la corona de espinas? ¿No son acaso todos esos engendros del Infierno que nosotros hemos creado?

El acontecimiento de la historia crística no es de ayer, es de ahora, es presente; no meramente un pasado como creen los ignorantes ilustrados. Pero aquellos que comprendan, trabajarán para la Cristificación.

El Señor es elevado al Calvario y sobre las cumbres majestuosas del Calvario dirá: “El que en mí cree nunca estará en tinieblas, mas tendrá la Lumbre de la Vida. Yo soy el Pan de Vida, Yo soy el Pan Vivo; el que come mi carne y bebe mi sangre, tendrá la vida eterna y Yo le resucitaré en un día postrero. El que come Mi carne y bebe Mi sangre, en Mí mora y Yo en él”.

El Señor no guarda rencores para nadie… “¡Padre mío, en tus manos encomiendo mi Espíritu!” Pronunciada esta gran palabra, no se escucharán sino rayos y truenos en medio de grandes “cataclismos interiores”. Cumplida esta labor del Espíritu del Fuego, será depositado el Cristo (o el “Crestos”, el Christus, Vishnú, el que penetra) en su Sepulcro Místico.

Y yo les digo en nombre de la Verdad y de la Justicia, que al tercer día, después de esto… …Después esto será levantado, resucitado en el Iniciado para transformar a éste en una criatura perfecta. Quien lo logre se convertirá de hecho en un Dios terriblemente divino, más allá del bien y del mal.

Así, el Cristo (el Señor Nuestro, el Espíritu del Fuego), desciende, quiere entrar en cada uno de nosotros para transformarnos, para salvarnos, para quebrantar los agregados psíquicos que en nuestro interior llevamos, para hacer de nosotros algo distinto, para convertirnos en Dioses.

Tenemos que aprender a ver el Cristo, no desde el punto de vista meramente histórico sino como el Fuego, como una realidad presente, como “INRI”.

Tenía, se dice, DOCE APÓSTOLES. Esos Doce Apóstoles están dentro de nosotros mismos, aquí y ahora. Son las Doce Partes Fundamentales de nuestro propio Ser, las DOCE POTESTADES.

Dentro de cada uno de ustedes, en su propio Ser Interior profundo, hay un PEDRO que se entiende con los Misterios del Sexo; hay un JUAN, que representa el Verbo, a la Gran Palabra, Heru-Pa-Kroat. Hay también un TOMÁS, que nos enseña a manejar la Mente. Hay un PABLO que nos muestra el camino de la Sabiduría, de la Filosofía y de la Gnosis.

Dentro de nosotros mismos está también un JUDAS; no aquel Judas que entrega al Cristo por 30 monedas de plata, ¡no! Un Judas diferente, un Judas que entiende a fondo lo que es la cuestión del Ego; un Judas cuyo Evangelio Secreto nos lleva a la disolución del Mí mismo, del Sí mismo. Hay un FELIPE, capaz de enseñarnos a viajar fuera del cuerpo, a través del espacio. Hay un ANDRÉS, que nos indica con precisión meridiana lo que son los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia: NACER, es decir, cómo se fabrican los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser; MORIR, cómo se desintegra el Ego y los factores particulares que se relacionan con nosotros, específicamente, con cada uno de nos; SACRIFICARSE POR LA HUMANIDAD, la Cruz de San Andrés indicando la mezcla del Azufre y el Mercurio tan indispensables para la creación de los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, mediante el cumplimiento del DEBER PARLOK, es profundamente significativa.

MATEO, científico cuan ninguno, también existe en nosotros y nos enseña la Ciencia Pura, desconocida para los científicos que solomente conocen todo ese podridero de teorías universitarias que hoy están de moda y mañana pasan a la historia. ¡Ciencia Pura es completamente diferente! Sólo Mateo puede instruirnos en ella.

LUCAS, con su Evangelio Solar, es Profeta, nos indica lo que ha de hacer la humanidad en la Edad de Oro.

Cada uno de los doce está dentro de nosotros mismos, porque nuestro Ser tiene Doce Partes Fundamentales, los Doce Apóstoles, aquí y ahora.

Así, quienes quieran llegar a ser Magos en el sentido trascendental de la palabra, tienen que aprender a relacionarse consigo mismo, con cada una de las Doce Partes del Ser, y esto sólo es posible, quemando con el INRI los agregados psíquicos que en nuestro interior cargamos. En tanto el Ego exista en nosotros, las correctas relaciones con todas y cada una de las partes de nuestro Ser, resultará imposible. Pero si nosotros incineramos el Ego, entonces sí podremos establecer correcta relaciones consigo mismo y con cada uno de los Doce que en nuestro interior existen.

Así que quítense de sus cabezas la idea de los Doce Apóstoles históricos; ¡Búsquenlos dentro de sí mismos, ahí están! Todo está dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.

Ha llegado la hora de un Cristianismo más Esotérico, más puro, más real. Ha llegado la hora de salir de la cuestión meramente histórica y pasar a la realidad de los hechos.

La CRUZ misma del Calvario es hondamente significativa. Bien sabemos nosotros que el PHALUS vertical, dentro del ECTAIS formal, hacen cruz. Con otras palabras enfatizaremos diciendo: Que el LINGAM-YONI, correctamente conectados, forman cruz. Es con esa cruz que nosotros necesitamos avanzar por el sendero que ha de conducirnos hasta el Gólgota del Padre.

Esta noche les invito a todos a entrar en el Camino de la Cristificación.

No olviden ustedes que cada vez que el Señor de Compasión viene al mundo, es odiado por tres clases de hombres: Primero, por los ANCIANOS, las gentes llenas de experiencias que dicen: “Ese hombre está loco, vean lo que trae, oigan lo que está diciendo, no está de acuerdo con lo que nosotros pensamos, tenemos experiencia, este hombre perjudica, daña”. Segundo: es rechazado por los ESCRIBAS, es decir por los intelectuales de la época. Cada vez que el Señor de Gloria ha venido al mundo, los intelectuales han estado contra él, lo odian mortalmente, porque no encaja dentro de sus teorías, significa un peligro para sus sistemas, para sus sofismas, etc. Y tercero, es odiado por los SACERDOTES, porque todos ellos ven en él un peligro para sus respectivas sectas.

Así que, en nombre de la Verdad, les digo que el Cristo es tremendamente revolucionario, rebelde. Es el Fuego que viene a quemar todas las podredumbres que cargamos dentro; es el Fuego que viene a reducir a cenizas nuestros prejuicios, nuestros pre-conceptos, nuestros intereses creados, nuestras abominaciones, y hasta nuestras experiencias de tipo personal, etc.

¿Creen ustedes acaso, que el Cristo podría ser aceptado por tantos millones de seres humanos que pueblan el mundo? ¡Se equivocan! Cada vez que Él viene se levantan las multitudes contra Él. ¡Ésa es la cruda realidad de hechos!

De Semana Santa estoy hablando… Digo en nombre de la Verdad y de la Justicia que sólo Fohat, ardiendo dentro de nosotros, podrá salvarnos. Ninguna teoría, ningún sistema podrá llevarnos a la liberación; quienes pretendan quebrantar el Ego a base de puras teorías, con el frío intelecto, son seres meramente reaccionarios, conservadores, retardatarios, marchan por el camino de la gran equivocación.

Esta BABILONIA que llevamos dentro, esta Ciudad Psicológica que en nuestro interior cargamos, donde viven los demonios de la Ira, de la Codicia, de la Lujuria, de la Envidia, del Orgullo, de la Pereza, de la Gula, etc., etc., etc., debe ser destruida con el Fuego.

Necesitamos levantar ahora dentro de sí mismos a la Jerusalem Celestial. Recuerden que los cimientos de la Jerusalem Celestial son doce, y en cada uno de ellos está escrito el nombre de algún Apóstol. Los nombres de los Doce Apóstoles están en los doce cimientos.

Esa Jerusalén debemos edificarla dentro de nosotros mismos. Mas solamente será posible el día en que con el Fuego destruyamos a “Babilonia la Grande”, la madre de todas las fornicaciones y abominaciones de la Tierra, la ciudad psicológica que en nuestro interior cargamos. Cuando lo logremos, edificaremos a Jerusalem: La Gran “Jerusalem Celestial”, aquí y ahora, dentro de sí mismos.

Repito, la base de esa Jerusalem Celestial son los Doce Apóstoles. No me estoy refiriendo a los que vivieron hace 1977 años (que son meramente simbólicos), ¡no!… Estoy hablando de los Doce Potestades que existen dentro de nosotros mismos, las Doce Partes del Ser Auto-Conscientes e Independientes, ellos son el fundamento de la Jerusalem que nosotros debemos edificar dentro de sí mismos.

La ciudad de Jerusalem tiene doce puertas y en cada una de las doce puertas, hay un Ángel; ¡tienen que haberlos! Porque representa a cada uno de los Doce dentro de nosotros mismos. Y las Doce puertas son Doce Perlas Preciosas, son Doce Puertas de Libertad, Doce Puertas de Luz y de Esplendor, Doce Poderes Cósmicos. Y la ciudad toda es de Oro Puro sus calles y sus avenidas y sus plazas, el Oro del Espíritu que nosotros debemos fabricar en la “Forja de los Cíclopes”.

No tiene, la ciudad, necesidad de lumbrera externa, o sol externo, o luna externa, porque el Señor es su lumbrera, y Él arderá dentro de nosotros mismos…, es el Fuego.

El muro de la Gran Ciudad tiene: 144 codos. Si sumamos aquellas cifras entre sí: 1 + 4 + 4 tendremos 9 (la NOVENA ESFERA, el SEXO), porque sólo mediante la transmutación de la Energía Creadora, podremos hacer arder el Fuego en nosotros.

El tamaño de la ciudad es de 12.000 estadios, y nos recuerda a los DOCE TRABAJOS DE HÉRCULES, necesarios para lograr la completa Auto-Realización Íntima del Ser, que nos recuerda a los DOCE AEONES; nos recuerda a los Doce Apóstoles.

Y en el centro de la ciudad está el ÁRBOL DE LA VIDA, los DIEZ SEPHIROTES de la Kábala hebraica: KETHER, CHOKMAH y BINAH, como Corona Sephirótica; CHESED, GEBURAH, TIPHERETH, NETZACH, HOD, JESOD y MALCHUTH, las SIETE REGIONES del Universo.

El Árbol de la Vida alegoriza a todas las DOCE GRANDES REGIONES CÓSMICAS. ¡Dichoso el que llegue al AEON TRECE, donde debe estar siempre PISTIS SOPHIA!

Dentro de la Jerusalem Celestial hallamos también a los VEINTICUATRO ANCIANOS que prosternados en tierra depositan sus coronas a los pies del Cordero; el Cordero Inmolado es el Fuego que arde en el Universo, desde la aurora de la Creación, desde el amanecer de este Universo. Los Veinticuatro Ancianos son también veinticuatro partes importantes de nuestro propio Ser, y el Cordero mismo, es el Ser de nuestro Ser.

¡Dichoso quien pueda alimentarse con los frutos del Árbol de la Vida, porque ese será inmortal! ¡Dichoso aquél que puede alimentarse con cada uno de esos frutos, aquél que pueda en verdad nutrirse con esa corriente de vida, que viene desde el Aeón 13, hasta el cuerpo humano, porque jamás conocerá enfermedades y se hará inmortal! Pero para poder uno nutrirse con el Árbol de la Vida, necesitará, antes que todo, haber eliminado los agregados psíquicos. Recuerden ustedes que los agregados psíquicos, viva personificación de nuestros errores, alteran al Cuerpo Vital, y éste, alterado, daña al Cuerpo Físico, así surgen las enfermedades en nosotros.

¿Quién es el que produce las úlceras; no es acaso la Ira? ¿Quién produce el cáncer, no es acaso la Lujuria? ¿Quién produce la parálisis, no es acaso la vida materialista y grosera, y egoísta y fatal?

Las enfermedades son producidas por los agregados psíquicos, por los Demonios Rojos de Seth, viva personificación de nuestros errores. Cuando todos los Demonios Rojos de Seth hayan sido aniquilados con el Fuego, cuando nuestra mismísima Personalidad haya sido quemada, entonces nos nutriremos con el Árbol de la Vida. La vida descendiendo desde el Absoluto a través de los 13 Aeones, penetrará en nuestro cuerpo y nos hará inmortales, la salud será recobrada, jamás se volverán a tener enfermedades.

De nada sirven los científicos con todas sus ciencias para curar, y si ellos curan, el paciente se vuelva a enfermar. Es claro que el Ego mete el veneno de sus morbosidades y podredumbres, dentro de los órganos y los destruye, he ahí el origen de las enfermedades. Las gentes quieren una panacea para curarse, pero en tanto tengan el Ego vivo, vivirán enfermos.

Ha llegado la hora de entender que necesitamos quemar a la “Babilonia” dentro de sí mismos y edificar a “Jerusalem”. Vista “Jerusalénm Celestial” desde lejos, es como una piedra de Jaspe transparente como el cristal… ¡Sí, es la PIEDRA FILOSOFAL! ¡Dichoso el que consiga la Piedra Filosofal, porque se transformará radicalmente y tendrá poderes sobre el Fuego, sobre el Aire, sobre las Aguas y sobre la Tierra!

¡Cristianismo Puro, Esotérico, es el que necesitamos! ¡Pero un Cristianismo Vivo no un Cristianismo muerto; Un Cristianismo Gnóstico, que pueda transformarnos radicalmente!

El Movimiento Gnóstico, la Iglesia Gnóstica, nuestros Estudios Gnósticos Antropológicos, mostrarán a la humanidad la Senda de la Liberación.

Mas así como estamos con el Ego vivo, fuerte, robusto, marchamos por el camino del error.

¡Necesitamos aprender a amar el Fuego y a trabajar en realidad con los Misterios del Fuego!

Hasta aquí mis palabras de esta noche… ¡Paz inverencial!

Discípulo. Maestro, en primer lugar, ¿qué requisitos se necesitan para encarnar al Cristo?

Maestro. Bueno, la pregunta me parece bastante interesante. Es algo mas que requisitos los que se necesita. Incuestionablemente, se hace necesario haber fabricado los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser y estar trabajando, febrilmente, en la disolución del Ego animal. Sólo cuando uno ya ha fabricado los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, puede darse el lujo de recibir la INICIACIÓN VENUSTA. Obviamente, es con la Iniciación Venusta que se logra la encarnación del Cristo Íntimo en el corazón del Hombre. ¡Eso es todo!

D. Muchas Gracias Maestro. La otra pregunta es: ¿Qué se necesita para encarnar al Íntimo o Maestro interno?

M. Pues, hay algo que conviene saber perfectamente bien: Que el Ser y el Ego son incompatibles. Nadie puede tener la manifestación completa del Íntimo o Ser, como querramos llamarle, dentro de nosotros mismos, aquí y ahora, si tiene el Ego vivo. Así, puede haber recibido cualquier aspirante las Ocho Grandes Iniciaciones, si tiene el Ego no podrá el Ser expresarse a través de él. ¡Y eso es todo; que se entienda eso con toda claridad!

D. Gracias Maestro… ¿El Nombre Oculto es del Íntimo o del Bodhisattva?

M. El Nombre Oculto es del Ser en General; del Ser, y del Ser y del Ser, téngase en cuenta que el Ser es el Ser, y que la razón de ser del Ser, es el mismo Ser.

D. Cuando se encarna al Cristo, ¿quién lo encarna? ¿Cuándo se encarna al Cristo, y quién lo encarna?

M. Se ha dicho que lo encarnan los Hombres Verdaderos, Auténticos. Entiéndase por Hombres Verdaderos aquellos que poseen los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser. Y lo encarnan cuando reciben la Iniciación Venusta, esto es, la Iniciación de Tiphereth.

Incuestionablemente que muchos no entienden estas cuestiones… Obviamente, nadie podría recibir al Cristo Íntimo si no tiene un “Templo” establecido para él; ese “Templo” está formado, repito, por los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser; quienes poseen tales “cuerpos” son “Hombres” de verdad.

La Iniciación Venusta es para los “Hombres”, no para los “Animales Intelectuales”. Sólo los Hombres pueden encarnar al Cristo Íntimo. Esto a condición de estar trabajando, febrilmente, en la disolución del Ego. Entonces él viene, realmente, a ayudarnos. El viene a ayudarnos en la eliminación de los elementos inhumanos que en nuestro interior cargamos.

Él nace en un “Pesebre” o “Establo de Belém”. Y ese “Pesebre”, ese “Establo”, no es otra cosa sino sencillamente, el mismo hombre. Porque cuando él viene a nosotros todavía poseemos esos elementos inhumanos del Deseo, y él tiene que eliminar tales elementos.

Conforme él vaya eliminando dichos elementos y sub-elementos… …se va desarrollando, se va desenvolviendo hasta convertirse en “Hombre”. Cuando ya se convierte en un “Hombre” de verdad predica la palabra, enseña, su Verbo resuena por todas partes…

Él debe vivir el Drama Cósmico dentro de nosotros mismos, aquí y ahora, él debe nacer en nosotros, crecer, desarrollarse, convertirse en hombre, y luego tiene que vivir todo el Drama del Vía Crucis, y por último morir y resucitar.

Inútilmente habrá nacido Cristo en Belém si no nace en nuestro corazón también. Inútilmente habrá muerto y resucitado en la Tierra Santa, si no muere y resucita en nosotros también. Eso es una síntesis, abreviada, porque escribir sobre esto, significa escribir enormes volúmenes. Estoy hablando en síntesis, brevemente…

D. Hay una inquietud con relación a la Involución, Maestro: Hay muchos que entienden que se involuciona por los Reinos Animal, Vegetal y Mineral. Aunque una aclaración suya reciente, indica que las oleadas humanas después de cumplir sus 108 Vidas, involucionan directamente a los Mundos Infiernos tomando características, por supuesto, animaloides, vegetaloides y mineraloides. Pero mucha gente rechaza esta enseñanza por el hecho de que dicen, que no está escrita, o que nadie ha dicho nada al respecto. Quisiéramos que usted se pronunciara sobre ese sentido.

M. La gente rechaza esta enseñanza de la TRANSMIGRACIÓN DE LAS ALMAS (enseñada por Pitágoras, y por el Sr. Krishna en la India, mil años antes de Jesucristo), sencillamente porque están acostumbrados a las teorías evolucionistas de las escuelas pseudo-esotéricas, pseudo-ocultistas de esta época tenebrosa del Kali-Yuga.

No están acostumbrados a que se les siga repitiendo el Dogma de la Evolución todos los días, sin modificación alguna; están acostumbrados a multitud de sofismas de distracción, etc., y cuando uno les habla, de la “Transmigración de las Almas” se escandalizan, porque las citadas escuelas no enseñan esta doctrina. Pero como quiera que nuestro deber es hablar la verdad y nada más que la verdad, no tenemos ningún inconveniente en descorrer el velo.

Así que lo que estoy diciendo tiene basta documentación en las Enseñanzas del Sr. Krishna en la India, y en la “Doctrina de la Mentempsicosis” enseñada por Pitágoras en Grecia. Lo que nosotros estamos diciendo, tiene documentación también en muchas escuelas arcaicas de la antigüedad. No estamos afirmando algo “a priori”, no estamos diciendo cosas empíricas. Lo que decimos tiene, repito, documentación muy seria.

El Avatara de la India, el Gran Krishna, no estaba equivocado, puesto que era un Avatara, un Hombre Cristificado, y enseñó esta doctrina para bien de la humanidad.

Pitágoras tampoco estaba equivocado cuando enseñó la Doctrina de la Mentempsicosis en Grecia.

En cuanto a mí se refiere, estoy enseñando lo que me consta, lo que he experimentado, no estoy repitiendo lo que dijeron otros. La doctrina que ellos predicaran la tengo experimentada yo, y muy bien experimentada. Dentro de mí esta ese que se dice Kalki Avatara de la Era de Acuarius. Ese que conoce la Transmigración de las Almas, no por teorías, ni porque otros digan sino por experiencia propia directa, vívida. Además como quiera tengo la Conciencia despierta, puedo afirmar lo que he vivido a través de distintas eternidades. ¡Y eso es todo!

D. Entonces, Maestro, las Almas…, al cumplir el Ciclo de Vida los seres humanos ¿involucionan directamente, no pasan al Animal, Vegetal y Mineral, físicamente?

M. Las Almas que cumplen sus 108 Existencias involucionan dentro de las entrañas de la Tierra; involucionan pasando por estados animaloides, vegetaloides y mineraloides. En la Novena Esfera se desintegran, se reducen a polvareda cósmica; entonces allí, pues esas Almas desprovistas ya del Ego, después de haber logrado la desintegración absoluta del Ego Animal, salen a la superficie para iniciar nuevos procesos evolutivos, que han de iniciarse con el Mineral, continuar con el Vegetal, proseguir con el Animal, hasta reconquistar el Estado Humano que otrora se perdiera.

Al volver al Estado Humano se les asignan a esas Almas, nuevamente, 108 Existencias. Y obviamente, lo que se busca con el descenso a los Mundos Infiernos, es liberar precisamente al Alma, a la Esencia, a la Conciencia que está enfrascada, embutida, embotellada entre todos los agregados psíquicos que en sí mismos constituyen el Ego.

Si no se desintegraran esos agregados, el Alma no podría ser liberada. Así pues, la Gran Ley ha dispuesto establecer dentro de cada planeta el Mundo Mineral Sumergido, para que las Almas, allí, puedan ser liberadas, pues, puedan ser rescatadas, para que el material psíquico pueda ser restaurado. Así que el material psíquico, el Alma en sí misma, puede escaparse de entre los agregados psíquicos mediante la desintegración de los mismos, en la Novena Esfera.

Hay dos modos de liberar la Conciencia, el Alma. O lo uno: Destruir los agregados psíquicos aquí mismo y ahora. Eso lo podemos hacer trabajando, sobre sí mismos, diariamente, de instante en instante, de momento en momento. Y otro, pues, si no somos capaces de desintegrar los agregados psíquicos, pues la Conciencia Cósmica ha dispuesto para eso de los Mundos Infiernos. Allí entre las entrañas de los Mundos Infiernos, la Naturaleza se encarga de desintegrar tales agregados mediante las fuerzas centrífugas internas. Desintegrados los agregados, la Conciencia, el Alma queda libre, vuelve, al retorna al estado de inocencia, vuelve a la inocencia, penetra en el Edén para iniciar nuevos procesos evolutivos que recomenzarán por el Mineral…

D. Bien, Maestro, muchas gracias. Esta aclaración es necesaria porque el estudiantado siempre ha creído que el ser humano, después de las 108 Vidas, pasa a perro, pasan a ratón, pasa a araña y todos esa serie de animales que se consideran feos, es decir, que viven aquí en la superficie, dentro de las etapas evolutivas, entonces esa confusión existe en muchos estudiantes, en una buena cantidad, entonces le agradecemos por esta aclaración.

Ahora, hay una inquietud con relación a un hermano gnóstico, que a través de sus meditaciones y a través de sus prácticas él se ha puesto en contacto con cierta entidad, no sabemos si positiva o negativa, pero él le llama “el rey de los siete mares”. Que le informa, que le dice, que le orienta y que le ayuda hacer curaciones y cosas por el estilo. Quisiéramos que nos aclarara Maestro.

Pues cada cuál puede darse el lujo de pensar como quiera. La cruda realidad de los hechos es que uno, mientras no tenga la Conciencia despierta, objetivizada, mientras no haya sido liberada de entre los agregados psíquicos, pues no es un investigador competente de la vida en los Mundos Superiores, y nada puede saber del Ser, de lo Real, de la Divinidad, etc…

Antes que todo se necesita la desintegración absoluta de los diversos elementos inhumanos que en nuestro interior cargamos. Conseguido eso, sí se tiene objetivizada la Conciencia; conseguido eso, se logra verdaderamente experimentar lo Real; conseguido eso, se convierte uno en un investigador competente de la vida en los Mundos Superiores.

Pero existe mucho subjetivismo por ahí. Muchas gentes que sin haber destruido el Ego ya son investigadores, ya son Mahatmas, ya se comunican con los Dioses, etc., etc., etc., y otras tantas yerbas… son pobres gentes de psiquis subjetiva, desgraciadamente, existen.

D. ¿Qué nos puede decir sobre eso de “el Rey de los siete mares”?

M. ¡Pues, hombre!,¿qué es eso de “el Rey de los siete mares”?… ¿De dónde sacan esas cosas? Los océanos están poblados, pues, por millones de Conciencias Atómicas. ¡Y eso es todo! También hay Nereidas, en el extenso mar, Ondinas, Sirenas. Y de eso habla ampliamente, precisamente Frank Hartmann, en su libro titulado “Los Elementales”. Pero aquello de “el Rey de los siete mares”, pues, esas son tonterías. Hablemos de los Devas. De esos hay muchos en todos los mares. Criaturas del Agua abundan por montones hasta en los ríos, en las lagunas. Seamos serios en la investigación, pero no se puede ser serio si uno no ha objetivizado la Conciencia.

D. ¿Será alguna entidad que se hace llamar así?

M. Bueno, eso no me interesa a mí. Allá…, son cosas tan subjetivas que, francamente, no me interesa ocuparme de esas cosas.

D. Muchas gracias Maestro.

D. Según han dicho algunas personas que los hijos que están naciendo actualmente no son de transmutación, pero pienso para mí: si hay unión sexual de transmutación sin derrame, entonces, ¡cómo se puede llamar a estos hijos? ¿De castidad?

M. Esa palabra, “Castidad”, está muy difícil, ¿sabes? Calculen ustedes: “Cas-ti-dad”. Es difícil encontrar eso. Yo creo que ni los Mahatmas más exaltados del Cielo tienen Castidad. Llegar a la Castidad Absoluta es algo muy di-fí-cil. Se necesita haber conseguido la Aniquilación Buddhista.

Un hombre puede resultar, aparentemente, muy casto, aquí en el Mundo Físico, vivir de acuerdo con todas las reglas de la Castidad, transmutar incesantemente el Esperma Sagrado en Energía Creadora, etc., etc., etc., y otras tantas yerbas, pero no por eso es casto; sométanlo a pruebas en los Mundos Internos, es decir, sométasele a prueba en el Sub-Consciente, en el Pre-Consciente, en el Infra-Consciente, en el Inconsciente y verá que falla. Muy bonito es que transmute. Extraordinario, maravilloso, y alabado sea porque por ese camino se realiza la Gran Obra. Pero que de ahí a ser casto haya alguna diferencia, sí que la hay, y muy grande. Aún los Santos más Santos sométalos a pruebas, pues, en las 49 Regiones del Sub-Consciente, a ver si salen castos. Estoy seguro que no salen Castos. Podrían llegar hasta ser castos en 48 Regiones del Sub-Consciente, pero en la 49, fallarían.

D. Entonces, ¿cómo se le nombrarían, propiamente, a los hijos que nacen pero que no son del derrame?

M. Pues, sencillamente, eso son zoospermos seleccionados. ¡Y eso es todo! Es claro que si no se derrama el “Vaso de Hermes Trismegisto”, el “Tres Veces Grande Dios, Ibis de Thot”, cualquier zoospermo maduro puede escaparse de las glándulas endocrinas sexuales para fecundar un… …No, no, no, no, porque eso de llegar a ser Casto, eso es muy di-fí-cil. Ya te digo, que hasta los Santos más grandes del Cielo que se creen castos, pruébenlos ¿a ver? Sométanlos a pruebas en las 49 Regiones del Sub-Consciente; en unas tantas regiones podrán resultar castos, pero no en todas las regiones.

D. ¿No se les podría llamar, entonces, “Hijos de Transmutación”?

M. Como quieran llamarse. Si eso no viene al caso. “Hijos”, y se acabó la cosa. ¿Para qué nos envanecemos nosotros tanto? Pues porque salió un muchachito sin necesidad de derramar el Vaso de Hermes, ¿ya es un Superhombre o un Dios, o qué? !No! Es un “hijo de vecino” como cualquier otro. ¡Eso es todo!

Es que nos queremos demasiado a sí mismos, y pensamos que al nacer un hijo sin necesidad de derramar el Vaso de Hermes, ya es un Dios. ¿Por que? Pues el Amor Propio que lo extendemos también al hijo; si nosotros no somos más que unos pobres tontos, pensamos que el hijo será lo que nosotros no pudimos ser. ¡Amor Propio, y eso es todo! Que nos queremos demasiado a sí mismos.

D. Orgullo…

M. El Amor Propio. El Yo del Amor Propio esta muy desarrollado en toda la gente. Todos hemos sido fabricado de acuerdo con el Amor Propio. Y todo ese “amor” que decimos sentir a nuestros semejantes, o a nuestros amigos, o a nuestros hermanos, o a la mujer o a los hijos, no es más que una extensión del Amor Propio. ¡Y eso es todo!

Es decir, llevamos una vida demasiado equivocada, nunca nos vemos tal como somos. Siempre pensamos que somos lo que no somos. Y aunque nosotros digamos que somos, y somos, y somos, nunca seremos más de lo que somos, porque siempre somos, lo que somos…

D. Muy bien, agradecemos al Venerable Maestro sus respuestas a estas preguntas muy inquietantes.

M. …Huesos y un puñal ensangrentado en la mano derecha… “¡Un buen recibimiento!” ¿Cómo les parece a ustedes esa clase de recibimientos?

D. Un poco tétrica.

M. ¿Ah?

D. Un poco macabra…

M. ¡Pues macabra!

D. Cualquiera cree que es algo tenebroso.

M. ¡Pues, claro! Y luego le pregunta a uno, al neófito, le preguntan… un monje:

– “Bueno, y usted, ¿qué es lo que quiere? ¿Quiere el Adeptado o quiere ya apartarse de este Universo?”

“Maestro, yo lo que quiero es ya no volver a este mundo, irme de por aquí y jamás volver”…

“¿Eso es lo que usted quiere?”

“Sí, eso es lo que quiero”.

“Bueno, pronuncie esta palabra” (le dan un mantram).

Claro, el neófito la pronuncia, y al pronunciarla cae instantáneamente muerto. Lo desencarnan ahí mismo. Entonces, ya desencarnado, en los Mundos Internos lo instruyen sobre la desintegración del Ego. Y con ayuda de la Madre Divina Kundalini, pues, él va desintegrando el Ego en los Mundos Internos. El día que ya logra la desintegración del Ego allá, en los Mundos Internos, entonces la Esencia queda libre, convertida en lo que es: Un elemental de la Naturaleza (porque eso es); y como elemental, se sumerge entre el seno del Eterno Padre Cósmico Común, para siempre. Se sumerge como Elemental, como simple elemental de la Naturaleza.

D. Maestro, ¿y si escoge el Adeptado?

M. Si escoge el Adeptado, entonces, lo llevan a una choza por allá en la montaña, allá tiene que dormir. A media noche escucha unas trompetas macabras (esas trompetas están hechas con puros huesos de muertos), se le acerca un Maestro Bhon le aconseja que “no siga por ese Camino, que es muy peligroso; que mejor que se resuelva a seguir el camino que siguen, por ejemplo, los del Sendero Espiral Nirvánico, porque así tienen determinados Paraísos, etc. Que no continúe por el Camino Recto” más amargo que la hiel…

Mas si el discípulo insiste en el Adeptado y en el Camino Recto que conduce al Absoluto, entonces le invocan ahí mismo a los Yoes. Ellos tienen fórmulas para materializárselos físicamente; a sus propios Yoes; se los materializan físicamente, a todos sus Yoes. Y lo dejan ahí, solo en la choza, peleando con todos los Yoes.

Si acaso logra sobrevivir (cosa que hay que saber si acaso pueda hacerlo), que lo más seguro es que muera ¿no?, ahorcado, o torturado, o lo que sea, entonces, si acaso vive para contar la historia a sus nietos, pues, entonces, ya conoce a sus Yoes, ya sabe que tiene que desintegrarlos, cómo es que tiene que trabajar para volverlos polvo.

D. Maestro, ¿y con qué se defiende el Adepto?

M. Con su propia fe y su Conciencia, y nada más…

D. ¿Nada físico?

M. ¡Nada!

D2. ¿Conjuraciones, nada?

M. Si las sabe, bueno, que rece todo lo que sepa. No le queda más remedio.

D. ¿Y entonces le atacan físicamente?

M. ¡Físicamente! Porque se los materializan físicamente…

D. ¿Se lanzan sobre él y le atacan?

M. Pues, claro que sí, porque se los materializan, a todos sus demonios ahí mismo.

D. Entonces, no estaría de más saber Kung fu y Kárate

D2. Uuuhh, el Maestro dice que saben, allá, por esos lados…, saben Yudo…

M. …Fórmulas, y luego Magia Sexual (la Magia Sexual enseña en todo el Tantrismo) eso viene después: Todos los Sistemas Tántricos y toda la Ciencia de los Tantras. Le enseñan todos los Tantras, la Magia Sexual.

Después de todo, pues, si no tiene Sacerdotisa o Esposa, pues, le traen una de una vez: “¡Aquí la tiene, para que trabaje!”. Entonces, el discípulo entra a trabajar en la Novena Esfera; pero si llega a derramar el Vaso de Hermes, vea [se pasa el dedo índice por el cuello]: Fuisshh, le dan “chicharrón” de una vez, no se la perdonan por haberse burlado de ellos. Lo consideran una falta de respeto al Templo y a ellos.

D. Maestro, ¿conoce usted el caso de algún Adepto que haya pasado esa prueba?

M. No, unos pocos Bhons; y si se cuentan con los dedos de la mano y sobran dedos…

D. ¿Y por qué usan ese estilo, Maestro?

M. Ellos siguen costumbres muy antiguas; así son, drásticos, violentos, desde los tiempos antiguos, siempre han sido así.

D. ¿Son Maestros plenamente realizados?

M. Pero son violentos. Ellos no saben de “aguas tibias”; ahí no hay consideraciones para con nadie. En un Monasterio Budista Bhon, tiene uno que definirse, por la vida o por la muerte. Ellos no saben de términos medios; ellos no saben de otra, ellos conservan sistemas arcaicos y no les importa más, ni quieren saber de más.

Por eso fue que la Blavatsky los confundió con Magos Negros ¿no? Los calificó de “magos negros”; No, no es que sean “negros”… No, no son “negros”, lo que sucede es que son violentos…

D. ¡Drásticos!

M. Drásticos, radicales, con ellos no hay “pañitos de agua tibia” que valgan.

D. Es la idiosincrasia de ellos

M. Esa es su manera de ser y nadie los cambia de ahí. Ellos son así y ya.

D. ¿Aún cuando sea un Adepto?

M. Sí, pero así son; esa es una Escuela…

D. Lo mismo se ve en Materialismo, que son drásticos como materialistas… …los chinos…

M. Pues, allá no hay materialistas, porque ni los chinos de Mao son materialistas. Allá no hay materialismo. Ni Mao era materialista. Léete la poesía de Mister Mao para que veas: ¡Puro canto a los Dioses! Reverencia y culto a los Dioses. Allá no hay materialismo; esas son cosas de aquí del mundo occidental…

D. ¿No parece eso una contradicción, con el hecho de que haya sido marxista?

M. ¿Quién?

D. Él.

M. Pero no siguió con la Dialéctica Marxista, utilizó nada más que el sistema económico, y eso es todo. Lo demás lo ocupó con su…

D. Entonces ¿su filosofía no era?

M. Su filosofía era una especie de Taoísmo o Buddhismo libre, y eso es todo… O Buddhismo libre.

D. Ahora, hace poco, ellos estaban empleando una política de crítica a la enseñanza de Confucio, entonces a base de eso ellos están trabajando en la parte económica y todo. Entonces, aquí se confunden, y cuesta creer, de acuerdo con lo que usted ha dicho, se cree que él, más bien, estaba oponiéndose a Confucio.

M. No, una especie de revolución cultural, pero propiamente ellos no son materialistas ellos son…, ellos son en el fondo todo el Mundo Oriental espiritual; todo, puro espiritualismo, es otra gente, que no es comprendida por los Occidentales.

D. Maestro, en esos Monasterios Bhons, si entra un gnóstico, no queda ninguno vivo, ¿no?, de nosotros.

M. Pues, es difícil que alguien quede vivo de entre los gnósticos. Los gnósticos están acostumbrados si se les dice una palabrita dura ya se sienten…, ya están resentidos como niños regañados, con una sola palabrita. Ahora, ¿qué tal, cómo les iría con los Bhons?

D. ¡Salen corriendo!

M. En el Mundo Oriental las cosas son distintas. Por ejemplo, en esas pagodas budistas de Japón, si uno no guarda la debida compostura, llega el Monje y ¡paahh!, le da con la vara, con el bastón; coge a uno a bastonazos…

D. ¿Y es normal eso en el Japón?

M. Y en todo el Mundo Oriental. Pregúntele ustedes a M. A. N., a él le han dado sus palos; en el Japón le dieron, ¡paahh!, sus palazos…

M. Por cualquier tontería, porque no guarda la compostura, porque no está como debe estar, en fin, cualquier cosa es motivo más que suficiente. Un Monje preguntó, por ejemplo:

– “Maestro, ¿cuál es la naturaleza del Vacío Iluminador?”.

Entonces el Maestro cogió la vara que tiene, el cayado, y, ¡paahh!, le dio un golpe aquí con el cayado en la boca. Aquí en el Mundo Occidental, los discípulos se asustarían que el Maestro les diera un golpe. Allá es normal, en el Oriente.

Pero, claro está que esos métodos demasiado drásticos. Por ejemplo como los de la Escuela esa de los Bhons, pues me parece que no está hecha ya para estos tiempos. Pudo haber cumplido algunas finalidades maravillosas en una antigüedad remota, pero para estos tiempos ya no, está fuera de onda, ¿no?

D. ¿Se puede llegar al Absoluto así?

M. ¿Ah?

D. Alguno de ellos, con esos métodos, puede llegar al Absoluto?

M. ¿Al Absoluto?… Pues, el que desintegre el Ego llega al Absoluto. Pero sea Bhon o no lo sea. Lo que importa es desintegrarlo. Ellos así son, drásticos.

Ahora, la Escuela de los Dad-Dugpas, pues es diferente. Ya hablamos sobre el “hombre de los guantes verdes”. Son adoradores del Ego, le rinden culto a los Yoes, por eso atacaron a Gurdjieff. Atacó a Gurdjieff el “hombre de los guantes verdes”; es claro.

D. ¿Era Alemán o Hinduista?

M. ¿Quién?

D. Este señor de los “guantes verdes”?

M. ¡Tibetano!

D. En el libro…

M. Era un hombre del clan del Dad-Dugpa, un Dugpa; pero Hitler le hizo un recibimiento único en su especie y lo consideró como el hombre que traía las llaves del Reino de Agartha, donde viven los Dioses Arios. Todo el pueblo Alemán se movilizó para recibir al “hombre de los guantes verdes”; ¡y era un Dugpa, “mago negro”, terrible! Por eso fue que atacó a Gurdjieff, ¡por eso!, ¿no ve que Gurdjieff está contra el Ego? Y este hombre no pudo permitir que se hablara contra el Ego, porque era “mago negro”.

Un “mago negro” es un “mago negro”, eso es claro. Para el “mago negro”, los Yoes son valores sumamente ricos; inclusive, se preocupan es por fortificar a esos Yoes…, por fortificarlos, y los fortifican terriblemente, y les llaman “sus valores”…, “sus valores”… Para ellos son “sus valores”, “sus más ricos valores”… Tienen su cuerpo de doctrina, a su modo; eso son los “magos negros”…

M. Bueno, hubo una época…

M. Así que “el hombre de los guantes verdes” era el de el Clan del Dad-Dugpa…

D. ¿Era el que guío a Hitler?

M. Pues, Hitler era discípulo de Gurdjieff. Por eso fue que alguna vez Hitler dijo: “Yo conozco al Superhombre, le he visto, es terriblemente cruel; yo mismo he sentido miedo”… Muchos pensaron que se refería al “hombre de los guantes verdes”, ¡no!, se refería a Gurdjieff.

D. Maestro, ¿y desde qué época conoció Hitler a Gurdjieff?

M. Pues, ya casi en vísperas de la Segunda Guerra Mundial…, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial…

D. ¿Entonces, él conocía ciertos aspectos esotéricos, no?

M. ¿Hitler?, sí.

D. ¿Conoció el Arcano Hitler, Maestro?

M. Sí…

D. ¿Con Eva Braun?

M. Sí… No hay duda de que él trabajo con Eva Braun. Hitler quería seguir, realmente el Camino del Superhombre, pero tengo entendido que el clan del Dad-Dugpa lo desvió y le hizo meterse por el Camino Negro… Así tengo entendido… Así es…

Ahora bien, la Doctrina de Gurdjieff, no es propiedad de Gurdjieff, él la sacó del Tíbet, es de los tibetanos. En el Oriente, recibe un título; en el Tíbet esa Doctrina, se llama la “DOCTRINA DE LOS MUCHOS”, propiedad de…, esa es tibetana.

Y Gurdjieff fue a aprender al Tíbet y allá aprendió la Doctrina. Esa no es de Gurdjieff; lo que él enseña es tibetano, es del Tíbet, porque él fue un Lama Tibetano, Gurdjieff.

Ahora, tampoco quiere decir que los tibetanos sean los exclusivos dueños de la Doctrina de los Muchos; la Doctrina de los Muchos fue enseñada en Egipto, yo la enseñé en Egipto, yo la enseñé en la tierra de los Faraones, en Egipto: la Doctrina de los Muchos… Solamente que nosotros llamábamos en Egipto a los Yoes, en vez de decirles Yoes, les decíamos, simplemente “LOS DEMONIOS ROJOS DE SETH”. Y queríamos nosotros que la Esencia, a la cual también extendíamos el título de HORUS, quedara libre de los Demonios de Seth.

Así pues, esa Doctrina se conoció también en los Misterios de Eleusis, en los Misterios de Samotracia, Troya, Roma, Cartago, etc., luego, no es propiedad de un solo hombre.

Yo estoy enseñándola como la he vivido, pero si yo dijera que esa Doctrina es exclusividad mía, también estaría falseando la verdad; esa Doctrina no es exclusividad de nadie. La va uno enseñando a medida que uno la va viviendo; yo, conforme la voy viviendo, lo que he experimentado, vivido, lo enseñó a todos los hermanos. Y eso es todo.

D. Maestro, ¿y este nuevo movimiento de “Krishna Hare Hare” qué…?

M. Pues, de ninguna manera nos pronunciamos nosotros, pues, contra la Religión de Krishna. La Religión de Krishna es muy sabia. Mas desafortunadamente, la Religión de Krishna no es comprendida, actualmente, ni siquiera por sus mismos correligionarios. Estos que enseñan la Religión de Krishna, realmente, aunque ellos crean que la conocen, no la conocen. Porque para poder conocer la Doctrina de Krishna, pues, hay que vivirla.

Además, Krishna, enseñó algo que los seguidores de Krishna actualmente desconocen: KRISHNA ENSEÑÓ EL TANTRISMO Y LOS TANTRAS, Krishna enseñó LA DOCTRINA DE LA TRANSMIGRACIÓN DE LAS ALMAS; y estos simpatizantes de la Religión de Krishna, no conocen la Doctrina de la Transmigración de las Almas, ni el Tantrismo…

D. Perdón, Maestro, le hablan por teléfono…

M. ¿Me hablan por teléfono?

D. Sí, le hablan…

M. Bueno, en este momento estoy ocupado (por eso no me dejo yo manejar mecánicamente) dile que estoy ocupado, contéstales ahí…

De manera que Krishna enseñó una Doctrina Maravillosa, enseñó el Tantrismo…, el Tantrismo, y enseñó la Doctrina de la Transmigración de las Almas. ¿Qué saben estas gentes de ahora sobre eso?

D. En todo caso, Maestro, usted sabe que los Krishnas tienen…

M. Tienen el principal serie de Mantrams, ¿no? Que son aquéllos que dicen: “Hare Krishna, Hare Krishna, Hare Hare, Krishna Krishna, Hare Hare, Rama Rama, Hare Hare, Rama Rama, y no sé qué. Bueno, total que sí, muy bonitos esos Mantrams (yo no digo que no, como mantrams están muy bonitos, y sirven para Salir en Astral), pero, que ellos conozcan el sentido de eso, no lo conocen. Que conozcan el Tantrismo, nada saben sobre el Tantrismo; que conozcan sobre la Transmigración de las Almas, nada saben.

D. Maestro, perdone usted, pero es urgente… [Va al teléfono].

D. ¿ …es un Gran Maestro?

M. Pues, el DALAI LAMA, pues es, dijéramos, la Autoridad Teocrática del Tíbet…, Teocrática… Pero, el Dalai Lama, actualmente no está en el Tíbet, vive en el norte de la India.

Él tuvo que huir con la llegada de los chino-comunistas, de manera que él ahora vive en el norte de la India. Pues, es un Maestro, un Maestro Autorrealizado y completo; no es ningún profano ni un simple Mandarín, sino un Maestro…

D. ¿Es decir, que todos los gobernantes del Tíbet han sido Maestros?

M. Bueno, sin exagerar la nota, ¿sabes? Tenemos que ser mesurados… Mesurados…

D. Pero, por lo menos, en este caso del Dalai Lama sí es como un…

D. Pues, el caso de este Dalai Lama, sí es un Maestro Autorrealizado y Consciente. En alguna ocasión, precisamente, recibí la visita del Dalai Lama. En los Mundos Superiores estaba yo ahí, y resolví platicar con él, y vino él a mí y platicamos; quería él hacerme alguna consulta (o hacérsela a éste que está aquí adentro, puesto que mi insignificante persona nada vale). La respuesta que le di fue:

– “Bueno, contestaré, atenderé tu consulta, pero, allá en el Mundo Físico, no aquí; si puedes penetrar en el Mundo Físico, hablaremos en el Mundo Físico, de persona a persona”. Aceptó el reto, dijo:

“Está bien, Venerable Maestro, voy a pasar al Mundo Físico”.

“Bueno, allá hablaremos”…

Y yo me vine y me metí entre mi cuerpo. Ya que me metí entre mi cuerpo, me incorporé bien, y tal, dije: “Bueno, vamos ahora a ver qué sucede, a ver qué pasa”… No había sino una silla, ahí junto a la cama… Vamos a ver qué pasa… Estuve vigilando… De pronto un hombre entra a la habitación…

D. ¿Aquí en su casa?

M. En otra casa, en la zona sur, donde vivíamos antes… Acompañado de otros dos Lamas. Este Lama, el Dalai, imponente, maravilloso. Entró, saludó…

– “Siéntese, le dije, hermano”.

No había sino una silla y se sentó ahí; los otros dos se colocaron uno a un lado de él y el otro del otro lado. Le dije:

“Te felicito por haber cumplido la palabra; aquí en el Mundo Físico podemos hablar”.

“¡Perfectamente!”

Creí que me iban a tratar asuntos políticos o cosas así por el estilo; ¡no!, se trataba de consultas personales del Dalai Lama y de los otros dos Monjes que lo acompañaban (altos Magos tibetanos).

Pero sí estuve observando cuidadosamente al Dalai: ¡Todo un Adepto!, en el sentido más completo de palabra. ¡Maravilloso!

Hablé con él lo que tenía que hablar; luego muy amablemente nos despedimos todos; se fueron, se sumergió en el Astral rumbo a la India. ¡Eso hace el Dalai Lama!…

D. ¿Y Lobsang Rampa, Maestro?

M. Lobsang Rampa, pues es un Maestro que cumple una finalidad: Mover la curiosidad de las gentes, para ver cómo se atrae a las gentes al esoterismo. Algo ha hecho, y muchos han venido a la Gnosis gracias a Martes Lobsang Rampa por eso es… …Martes Lobsang Rampa. No significa que alguien pueda Autorrealizarse con las Enseñanzas que él da, pero, por lo menos, promueve la inquietud espiritual para que la gente busque la doctrina.

D. Maestro, ¿usted, en otras ocasiones ha dicho que cuando regrese a la China el Dalai Lama…

M. Sí, cuando a mí me toque ya regresar (oigan la palabra: Regresar) al Tíbet, pues allí estará ya el Dalai Lama…

M. La China va a sufrir fuertes convulsiones políticas y de todo, y al fin tendrá que retirarse de los Himalayas. Exactamente, se está trabajando, fuertemente, para lograr que se retire pronto de los Himalayas. Se está trabajando muy duro. Los distintos monjes tibetanos están muy ocupados; y al fin tendrán que retirarse. Ya hay fuerzas que están promoviendo el retiro de las fuerzas del comunismo, de los chinos del Tíbet. Pronto se retiraran, ya las fuerzas están en acción; tendrán que salir de los Himalayas y dejar, pues, al Tíbet en paz. Es interesante esto…

El país del Tíbet ha sido invadido, no una sino muchas veces. En cierta ocasión a un grupo que vivía en santa paz, (cuando la invasión aquella de Inglaterra, que fue una de las primeras invasiones) sufrió mucho el Tíbet. Se supo en el país de los Lamas, allá en el Asia, que un ejército Inglés iba rumbo al Tíbet para invadirlo.

Bueno, naturalmente que el pueblo se reunió para tomar medidas; estaba organizando ya un ejército para combatir a los invasores (los invasores ingleses), mas sucedió algo imprevisto: Existía por aquella época, en el Tíbet, un grupo de siete Individuos Sagrados. Uno de ellos (el más importante, el jefe, el heredero de los antiguos conocimientos de TSONG-KHA-PA), se presentó en plena asamblea, y dijo:

– “Señores, señoras, niños… …recibamos con los brazos abiertos a los invasores. No es justo que nosotros combatamos a nadie; ellos también son hijos del Eterno Padre Cósmico Común, son nuestros hermanos; no tenemos por qué matarlos, es absurdo derramar sangre”…

Claro, todos le respetaban porque era uno de los siete Individuos Sagrados. Luego, él mismo se comprometió a salir al encuentro de los ingleses, para darles la bienvenida. Y se fue a dar la bienvenida…

¿Qué sucedió? Le dieron un balazo, lo mataron… …prosiguió la marcha, pues, de todo ese ejército invasor, rumbo al Tíbet. Eso fue gravísimo. Entonces, claro, cometió un gravísimo error…

Habría sido muy fácil detener ese ejército, fácil. Fíjense que tenían que pasar por lugares así, entre gargantas de montaña donde hay piedra por cantidades, bastaría dejarlos llegar a una garganta de esas y hacer rodar todas esas piedras, y no queda uno vivo; habrían acabado con el ejército invasor ¡ya!

Pero, este Santo “metió la pata”, y la metió bien metida, porque los ingleses se apoderaron del Tíbet, mataron, saquearon, incendiaron, hicieron todo lo que les dio la gana con el pueblo… Un pueblo que no estaba metiéndose con nadie fue atacado por estos ingleses…

D. Maestro, eso sería una Virtud mal usada allí, ¿verdad?

M. Una virtud fuera de lugar. Cualquier virtud, por muy hermosa que sea, si está fuera de lugar, causa daño. Lo indicado ahí, habría sido combatir a los invasores, destruirlos; organizar un ejército para combatirlo, eso es claro.

D. ¿Eso lo permite la Ley?

M. ¡Pues, eso es claro! Tú, como jefe de familia, estás con tu mujer, con hijos y todo, dentro de una casa y viene un grupo de bandidos a atacarlos, ¿tú qué haces? ¿Vas a dejar que maten a tu esposa y a tus hijos?

D. Darle garrotazos…

M. ¿O qué haces?

D. Darle garrotazos. [Lo repite].

M. No los vas a bendecir. Mientras ellos te están violando a la mujer y matando a los hijos, tú estás: “Oh bandiditos, miren, no hagan eso que el Karma los castiga”… Pues tienes que defender la mujer, y los hijos, y a todo el mundo…

D. ¿Emplear las mismas armas que ellos?

M. Tu deber es pelear y morir en la lucha; peleando, como los hombres, en el lugar de batalla. Eso es lo que hay que hacer.

D. Maestro, ¿y MILAREPA, es un Maestro que está vivo todavía o ya desencarnó?

M. Ya desencarnó hace tiempo.

D. ¿Fue un Gran Maestro?

M. A ese se lo tragó el Nirvana.

Bueno, de manera que entonces, señores, hay que cumplir con el deber. Claro, lo más grave de este hecho fue que murió el jefe mismo de todo el grupito de los siete. El que tenía los tesoros que había dejado Tsong-kha-pa. Entonces, los otros quedaron sin esos tesoros, obviamente; quisieron ellos practicar el SACRAMENTO ALMOADZIANO, pero ya fue fuera de tiempo.

Al efecto, cada uno recogió cierta cantidad de sangre con una jeringuilla, luego mezclaron esa sangre se la inyectaron la muerto, porque lograron ir a recoger el cadáver… …nada del Sacramento Almoadziano, más bien provocó ciertas fuerzas que fueron terribles: Incendiaron hasta…

Bueno, si es un Maestro, por ejemplo, que tiene que desencarnar, antes de desencarnar, pues, mezcla, entre una copa o cáliz, la sangre de todos sus discípulos y mezcla sangre también de él, ¿no? Entonces se mezclan todas las sangres… Téngase en cuenta que en la sangre hay un elemento que es el HAMBLEDZOIN DEL SER, o sea, la sangre… …y se puede, gracias a ese Sacramento, a ese poder del Hambledzoin del Ser, a esa Sangre Astral con la cual queda el Maestro conectado, puede el Maestro materializarse físicamente, hacer visible y tangible el Cuerpo Astral, aquí, en el Mundo Físico, es decir, sacar del Cuerpo Astral del Mundo, de la Región de los Sacramentos y meterlo aquí, en el Mundo Físico…, meter al Astral aquí, en el Mundo Físico, y seguir viviendo como una persona de carne y hueso (como si fuera una persona de carne y hueso), durante un año.

Al año, ya no es posible, porque debido al proceso Trogo Autoegocrático Cósmico Común, el Sol reabsorbe, hala al Astral del Maestro, se lo lleva. Mientras un Maestro esté en la Región de los Sacramentos puede seguir y salir de la Región de los Sacramentos y entrar en el Mundo Físico para hacerse visible y tangible, físicamente.

Ellos quisieron hacer eso con el Maestro desencarnado, para que él les entregara los tesoros de Tsong-kha-pa; pero sucede, que este Sacramento Almoadziano, solamente se puede hacer en vida y con la Liturgia debida, ellos como no lo habían hecho, pues, se quedaron sin los tesoros de Tsong-kha-pa.

La invasión fue terrible; los ingleses acabaron totalmente con todos los siete Santos, con los siete Individuos Sagrados. Claro, que este Individuo Sagrado “metió la pata”, y por eso tuvo que haberse echado un gran Karma.

M. Bueno es todo lo que está en su lugar y malo lo que está fuera de lugar. Una virtud, por muy santa que sea, si está fuera de lugar, es mala.

Éste cometió una mala acción que tendrá que pagar. Eso es claro, su deber hubiera sido meterse, o no meterse hubiera sido lo mejor; y si se mete, hubiera sido para organizar un ejército. Pero, si no quiere meterse en eso, mejor no se meta; aléjese por allá en una montaña y no se meta en “camisa de once varas”, deje el pueblo que haga lo que quiera… …pero se metió, para sabotear la organización militar que estaba haciendo el pueblo. Causó un gran daño, porque por su culpa murió mucha gente, fue saqueado todo el país, se cometieron muchos crímenes.

D. Maestro, ¿y con la Invasión China, tampoco hubo resistencia… ?

M. Sí hubo resistencia, y la sigue habiendo, porque el Tíbet no se ha entregado ni se entregará jamás. Seguirá por siempre… …y como se están moviendo ciertas fuerzas secretas, pronto saldrán los Chinos del Tíbet.

D. Los chinos… …Tíbet tiene unas fuerzas esotéricas.

M. Sí, lo conocen, y claro está que están mareados con la propaganda roja y no dejan de causar daño a los Himalayas.

D. Maestro, hay cierta versión que dice que los chinos, han entrado al Tíbet buscando, precisamente… …que esa invasión no es sólo política, sino que ellos buscan… …

M. No, no. ¡Habladurías! Y además, ya los tibetanos iniciados se retiraron del Asia y de todas las ciudades que hay por ahí; todos se pasaron a los Himalayas, viven en las escarpadas rocas, en los volcanes apagados; las momias y todo, fueron movilizados a ciertos lugares secretos entre los volcanes de los Himalayas… Todo se cambió de lugar.

En el Tíbet existía una danza muy curiosa, una serie de bailes sobre zancos, ¿no? Individuos disfrazados de diablos, disfrazados con múltiples figuras caprichosas, imitando monstruos, y etc., etc., no era sino para representar a los Yoes. Esa era una ceremonia que se hacia pública, parecía un carnaval. Lo entendían los tibetanos, pero no lo entenderían los chinos, y por eso todo eso se volvió secreto.

M. En todo caso, allá tenemos un Monasterio: La Orden Sagrada del Tíbet, rodeada de grandes murallas; es bastante grande el edificio con sus salones amplios, amplio patio donde se reunen a veces los Adeptos… …un Monasterio… …

Pero no darán los chinos comunistas con el Monasterio. Está sumergido en la Cuarta Vertical; nunca darán con ese Monasterio, aunque pasen cerca no lo verán…

D. ¿Es el Shambhala, Maestro?

M. El Shambhala es otra cosa, es otra región.

D. ¿Y el Shangri-la, Maestro?

M. Esa es otra región, son Regiones Jinas.

D. ¿A usted le toca ir al Shangri-la?

M. Al Shangri-la… Hoy, da dolor, cuando uno contempla el Valle de Amitabha invadido por las fuerzas tenebrosas chino-comunistas, da verdadera tristeza… Por que en ese Valle de Amitabha se celebraban, entonces, muchas fiestas, se hacían muchas fiestas religiosas; estaba lleno siempre de cierta Mística Espiritual. Y ahora, al ver uno a los Chinos Comunistas ahí en el Valle de Amitabha, siente uno…

Para llegar a donde está el Monasterio hay que atravesar el Valle de Amitabha… Yo conozco todas esas escarpadas montañas del Tíbet, en los Himalaya. Y a muchos viajeros me ha tocado conducirlos por ahí. Oiga bien: Me ha tocado conducirlos y me toca conducir a muchos viajeros.

D. A propósito, Maestro, se dice que cuando la Invasión China, (yo oí algunos comentarios) de que usted había guiado a cierto grupo para protegerlos de los invasores.

M. Sí, hubo que dar ciertas…, pero más bien fueron órdenes esotéricas: Tuve que dar ciertas indicaciones, consejos, instrucciones, etc… Tuve que darlas.

Es muy interesante todo eso de los Himalayas. Todavía ahí quedan restos del antiguo reino, de reinos que existieron, en los Himalayas, ya no quedan sino sus huellas, restos… …Conozco muy detenidamente a los Himalayas. El tiempo hoy ha cambiado y de las antiguas ciudades no quedan sino sus ruinas.

Pero es muy interesante la Meseta Central del Asia. Hay un pequeño grupo de Lamas que ya tienen en su poder las Naves Cósmicas. Ese pequeño grupo, hoy en día, está apartado del Asia completamente; vive en un lugar inaccesible para los Chinos Comunistas, en la profundidad, allá, pequeños… Un valle rodeado de montañas enormes, cubiertas de nieve y de hielo; están en una gran caverna… …un grupo de Lamas; las Naves las tienen guardadas secretamente allí. Con esas Naves viajan a otros mundos habitados.

De manera que ya hay un grupo de gente de la Tierra que tiene esas Naves en su poder y que viaja a otros mundos del espacio. También hay otro grupo, que ya sabemos que es el del Amazonas, ¿no? Que está formado por un grupo de discípulos de Marconi. Y parece que hay otro pequeño grupo también en la Argentina, que tiene las Naves. Pero, con quienes estoy en directo contacto, es con el grupo de Lamas Tibetanos de los Himalayas, que tienen en su poder las Naves Cósmicas.

Tienen unas pocas, una pequeña cantidad de Naves, pero con esas es suficiente para transportarse a cualquier mundo del espacio infinito, y estar en contacto directo con los extraterrestres, personalmente.

De manera que el mundo no todo es así como lo vemos por aquí: El mundo tiene otras faces, otras formas, otras gentes muy distintas. De buena gana quisiera estar a todas horas viviendo con esas gentes por allá; pero, tiene uno que estar metido por acá, para poder hacer la Obra del Padre, poder trabajar, febrilmente, dando la Enseñanza. Si no fuera por eso estaría por allá a todas horas; y digo “a todas horas”, porque a ratos estoy por allá. Sí, a mí me toca, inclusive en las montañas, me toca a veces dirigir ciertas caravanas. Caravanas de viajeros que no conocen las rutas, y yo sí conozco esas rutas.

D. ¿En Astral, Maestro?

M. Físicamente, físicamente… No te asombres de eso… Físicamente y no te asombres de eso…

D. ¿Esos son Hombres de grados avanzados o gente común y corriente?

M. Bueno, caravanas que le piden a uno el favor de que los guíe y tiene uno que guiarlos entre montañas.

D. ¿Le llaman, le invocan?

M. No, personalmente, te piden su servicio y no solamente a mí sino a otros guías, soy uno de los tantos… A ver…

D. ¿Usted aparece físicamente allá, cuando se aparece, con el traje que carga acá en ese momento, o es otro traje; o allá en seguida cambia para…

M. Pues allí uso traje tibetano. Eso de la Ubicuidad…, no se asombren ustedes de eso. El Fenómeno de la Ubicuidad es un fenómeno muy conocido en Ciencia Jinas, es apenas normal…

D. …Asiste en varias partes al mismo tiempo.

M. Pues, sí. Vivir en otro lugar, y simultáneamente puedo vivir allá, simultáneamente y vivir aquí al mismo tiempo.

D. ¿Simultáneamente?

M. Simultáneamente…

D. ¿Y físicamente?

M. ¡Y físicamente!

D. ¿Dice que usted puede hacer eso?

M. Yo me sé la Ciencia… [Risas]. Físicamente puedo trabajar allá y guiar viajeros a través de las montañas, y estar platicando con ustedes aquí.

D. Maestro, en su obra “El Misterio del Áureo Florecer”, dice usted que Milarepa estaba 24 veces al mismo tiempo…

M. Sí, es cierto. Milarepa tuvo muy grandes poderes, y al fin y al cabo se lo tragó el Nirvana; allá él, pues cada cual es libre de elegir el Camino que sea. Yo, por mi parte, no sigo ese Camino yo sigo el Camino Directo, el de los Hombres que renuncian a la felicidad para quedarse trabajando aquí con la Humanidad. ¡La Directa, que esa es la mejor!

 [Continúa un coloquio en voz baja que no se entiende].

D. …Maestro, eso de transportarse físicamente… …para los países de América… …

M. No tengo esa orden, para América del Sur, nada; allá voy en Astral constantemente, también llevo el Cuerpo en Estado de Jinas; pero así de ir a vivir allá o… [Le interrumpen la respuesta al Maestro con la siguiente pregunta].

D. ¿O físicamente aparecer y… …

M. Pues, voy constantemente: Para algunos me hago visible y tangible. No con todos, porque no estamos para satisfacer la curiosidad de… …, pero sí donde sea necesario hacerse uno visible y tangible, lo hago, físicamente, donde sea, no donde no sea; pero sí lo hago cuando es necesario.

D. Maestro, si la cosecha del Movimiento Gnóstico se ha perdido, ¿qué queda por hacer?

M. De estar…, las cosas van mal porque, sencillamente, los hermanos no están trabajando en la disolución del Ego. Desde ese punto de vista es que decimos que van mal. Mientras un hombre no pase por la Aniquilación Budista, nada ha hecho. Mientras un hombre no trabaje sobre su propia vida está perdiendo el tiempo miserablemente.

La vida es una película, realmente. Con la muerte regresamos al punto de partida de la película, nos la llevamos para la eternidad; con el retorno, traemos nuestra película para proyectarla nuevamente sobre la existencia, sobre el tapete de la existencia. Pero es la misma, no cambia. Es la misma que se repite de existencia en existencia; la misma película, la de siempre.

Si un hombre no trabaja sobre su propia vida, para modificar esa película, pues está perdiendo el tiempo miserablemente. Al fin se le termina el número de existencias, el ciclo de manifestación y tiene que involucionar entre las entrañas de la Tierra. Ésa es la realidad de los hechos.

Así, puede haber sido muy gnóstico, si no transforma su vida, pierde el tiempo miserable-mente. Y un hombre no transforma su vida mientras no disuelva el Ego. Quienes no están trabajando en la disolución del Ego, están perdiendo el tiempo miserablemente. Esa es la cruda realidad de los hechos.

D. A los gnósticos nos toca muchas veces luchar contra los tenebrosos, por ejemplo, cuando…, como varios conocí particularmente en posesos y nos toca hacer conjuraciones de toda especie. Yo quiero preguntarle: ¿Ese es un curso que nos toca, por el cual tenemos que pasar, con motivo de…, es decir, para lograr experiencia, o cómo se explica eso, Maestro?

M. Es que los gnósticos, los que estamos en el Camino, en la Senda nos toca que luchar contra sí mismos, contra los tenebrosos que llevamos dentro de nosotros mismos, dentro de nuestra propia casa, eso es normal. Si uno no lucha contra sí mismo está “amolado”. Tiene que estar luchando por la destrucción de los agregados psíquicos inhumanos que en el interior cargamos. Esa es la cruda realidad de los hechos.

D. ¿Y los posesos?

M. Posesos son posesos; los han habido en todos los tiempos y habrán en el futuro. Eso son casos… …máquinas, por ejemplo, demasiado indefensas…, que agregados psíquicos ajenos se meten dentro de esas máquinas, eso es todo.

D. ¿A los gnósticos nos toca socorrer en todo momento a esos posesos o en todo los posibles o solamente en casos para que…

M. Pues cuanto se os pide el servicio…

D. ¿Solamente cuando pidan?

M. ¡Sí, así es!

D. Porque uno no se puede estar metiendo…

M. En cosas ajenas; si nos solicitan el servicio no hay…

M. ¡Claro!

D. Mire Maestro, quiero hacerle una pregunta, porque ha habido confusión en muchos hermanos. Todavía, pues, ahora platicando ahí, en la mañana, entré todavía en esa confusión.

M. ¡Ajá!

D. Consideran de que la llegada de Hercólubus… …muestran en el año 1999. Como usted piensa que usted va a extender su Doctrina en el Asia, Japón, África, entonces mi pregunta es esta: ¿Que si entre unos 10 ó 15 años es ajeno a esa propaganda de la doctrina, a esta gente no le va a quedar tiempo para su Autorrealización Íntima del Ser, porque ya el Hercólubus se acerca; mas si es en el 2500, entonces sí hay tiempo suficiente? Entonces quisiera que me aclarara ésto?

M. La mente de los seres humanos es chistosa: Piensa siempre todas esas cosas. En realidad, de verdad, ¿quién ha dicho que conoce la fecha exacta de la Gran Catástrofe? No hay sino uno que la conoce, y ese es el Padre que está en secreto.

Que Nostradamus diga que la cuestión sucede en 1999, pues allá Nostradamus. Yo no pienso que sea en el 99. Yo he dicho que en el 2500, pero esa es una fecha simbólica, porque 2 más 5 es 7; quiere decir que cuando el séptimo sello sea rasgado, acaece la Gran Catástrofe. Esa es la cruda realidad de los hechos.

La humanidad hasta ahora ha rasgado Seis Sellos, falta que rasgue el Séptimo. El Primer Sello lo rasgó con la Primera Subraza, en la Meseta Central del Asia; el Segundo quedó rasgado en el Sur de la India y en toda el Asia en general, con la Segunda Subraza; el Tercero fue rasgado por la Tercera Subraza, en Egipto, Caldea, Fenicia, Siria, Babilonia, etc.; el Cuarto Sello fue rasgado en la época greco-romana de los Césares; el Quinto fue rasgado por los sajones, teutones, ingleses, etc.; el Sexto se rasgó cuando los españoles invadieron a la América Latina y se mezclaron con las razas autóctonas; y el Séptimo Sello está para rasgarse ahora, con la mezcla de todas las sangres del mundo entero en Estados Unidos, Europa, etc., es decir, con el advenimiento de la Séptima Subraza de la gran Raza Aria.

Está, pues, para rasgarse el Séptimo Sello. ¿A qué hora se rasga? Yo no lo sé, ni los Ángeles del Cielo lo saben, ni aún el Hijo, eso no lo sabe sino el Viejo de los Siglos; nadie lo sabe. Lo que sí sé es que está para ser rasgado, porque Hercólubus está a la vista de los astrónomos. Ya los astrónomos hicieron los mapas de la Gran Catástrofe. ¿Por qué no los publican? Porque está prohibido, ellos están censurados, no les es permitido hacer psicosis colectiva.

Pero, sí tenemos, ustedes han visto el mapa en AGEAC; ese fue sacado de una hemeroteca; ese es oficial, es del gobierno; ese es de los astrónomos. Y así como los astrónomos de aquí lo tienen, lo tienen los astrónomos de toda Europa, de Asia y de todas partes. Es oficial, es un asunto ya oficial y de conocimiento de los mismos gobiernos. Sólo que está prohibido divulgarlo para evitar la psicosis colectiva.

Pero ya viene Hercólubus y está a la vista de todos los astrónomos del mundo entero, y es el que trae la tragedia, ¡ese! La llegada de Hercólubus, lo primero que saltará a la superficie será el fuego líquido del interior del mundo. Claro, es un monstruo, un gigante, miles de veces más grande que la Tierra, acercándose peligrosamente a nuestro mundo, pues ¿qué puede acaecer? Pues, tiene que halar magnéticamente, no solamente al fuego, sino hasta al agua también. Tendrán que producirse olas monstruosas nunca vistas; tendrá que saltar el fuego del interior de la Tierra, el fuego líquido; brotarán volcanes por todas partes y hasta parte de la corteza terrestre saltará en pedazos; pues todo el fuego líquido se derramará por toda la superficie del mundo, en todos los continentes; ese es el día del Gran Incendio Universal…

Es, pues, una cosa lógica. Debido a la atracción magnética del mundo aquel que se acerca demasiado. Y perecerá con el fuego todo aquello que tenga vida. Por último, en el máximum ya del acercamiento de Hercólubus, se produce la revolución de los ejes de la Tierra y la vuelve al revés a la pobre Tierra: Los Polos se convierten en Ecuador y el Ecuador en Polos; los mares cambian de lecho y los actuales continentes quedarán en el fondo de los océanos. Así, pues, perecerá toda la humanidad. No quedará nadie vivo para contar la historia. De los… …de la humanidad “no quedará títere con cabeza”. Esa es la cruda realidad de los hechos.

Vamos a organizar un pequeño ejército, un pequeño grupo: Halaremos a millones de personas, y de entre los millones vamos a ver cuántos son los que van a hacerse dignos de ser llevados en el nuevo éxodo bíblico, antes de la Gran Catástrofe.

El nuevo éxodo será espantoso. Tendrán los hermanos todos (los que vamos a trabajar), que sacar a los escogidos, sacarlos, dijéramos, de todas partes, de todos los países, naciones y lenguas; tendrán que ser llevados a determinado lugar en el Pacífico… Un lugar que hay en el Pacífico desde donde se podrá ver la Catástrofe y no recibirán daño alguno.

Por aquellos días la Tierra estará envuelta en fuego y vapor de agua. Y estos escogidos serán el núcleo para la futura Sexta Raza Raíz. Surgirán nuevas tierras del fondo de los mares, se formarán nuevos continentes y cuando un doble arco iris aparezca en las nubes, señal de una nueva alianza de Dios con los Hombres, estos escogidos son los que van a vivir en esas nuevas tierras, y de ellos saldrá toda la nueva Gran Raza, la Sexta Raza Raíz.

Cuando eso sea, éstos escogidos no deberán tener dentro de sí, ya, ni una partícula de Ego. Porque el que tenga algo de Ego no será admitido en la Tierra Prometida del mañana. Allí no se admitirá sino gente inocente, gente desprovista de Ego, absolutamente inocente. ¿Van viendo ustedes lo que eso significa? El que tenga Ego no es admitido…, no será admitido.

D. ¿En la Isla se va a quedar?

M. Pues, se desencarnará, y se le dará cuerpo, exclusivamente, a los que no tengan Ego. Porque en la futura Gran Raza, a nadie que tenga Ego, ni un uno por ciento de Ego, allí no vivirán sino gentes inocentes, quienes hayan conquistado la inocencia, o reconquistado la inocencia en la mente y en el corazón.

D. ¿A que se debe, Maestro, que se haga ese doble arco iris, es decir, se ha producido rara vez? Porque estando en una pequeña población del Ecuador, en Bamahoyo, tuve la oportunidad de ver un arco iris bien marcado y otro que estaba, más o menos, por mitad…

M. Esos son fenómenos muy importantes, una señal mística o esotérica. Cuando aparezca ese doble arco iris en las nubes, en aquella edad, por aquella época, se anunciará la Edad de Oro; yo lo haré antes la humanidad… …aquella nueva humanidad.

De manera que no quedará nada de estos perversos Arios que ahora pueblan la faz de la Tierra, nada, absolutamente nada. Esa es la cruda realidad de los hechos.

D. Maestro, quería preguntarle, ¿en qué consiste la obsesión psíquica que usted habló anoche en la Tercera Cámara

D. No, no; Maestro, cuando yo me dormí y usted me vino a despertar, y entonces usted dijo que era una obsesión psíquica.

M. Una entidad tenebrosa que se te metió en tu pellejo…

D. Sí Maestro. En ese instante siento yo que me palpita demasiado el corazón…

M. Es que fue un tenebroso…, puedes estar segura que es un tenebroso, porque tuve que sacarlo… …no hay que permitir que los tenebrosos se metan dentro de uno, hay que estar en guardia.

D. ¿Qué es necesario hacer en caso de ésos?…

M. Sacarlos, para eso están las conjuraciones; o echarles agua en la cara.

D. ¿Cómo se defiende la persona, en sí misma?

M. No descuidando la guardia. Cuando uno sabe que pueden los tenebrosos meterse no descuida la guardia.

D. Maestro, yo creí que usted era el iba… Yo sentí que una persona iba caminando hacia mí, entonces yo creí que usted era el que iba caminando hacia mí, porque yo sentía que iba con un cayado, yo sentía como que un cayado golpeaba; y yo dije: “Ese es el Maestro Samael que viene hacia mí”… Pero después sentí como que usted iba hacia mí, pero inmediatamente como que hubiera cambiado de…

M. ¡De ruta!…

D. De ruta, sí, iba así, lo sentí así, dije: “quizás alguna persona que va a pasar”, ¿no? Pero en ese momento que yo siento eso, me siento como consciente, ¿me entiende? Estoy pendiente, o estoy viendo lo que está sucediendo, pero yo estoy ahí… Y me palpita demasiado el corazón.

M. No te digo…, pero fue un tenebroso que aprovechó el momento en que la mente estaba tranquila y… …fue un tenebroso porque yo lo estaba observando detalladamente, por eso fue que tuve que sacarlo y lo saqué, fue un tenebroso…

D. Maestro, y aunque, por ejemplo, yo pida ayuda, digamos, a usted o a la M. L., en ese momento, entonces, ¿a qué se debe que sí, que se meta el tenebroso?

M. Es que ese ya se acomodó; después de estar acomodado entre los cinco cilindros de la Máquina, no quiere soltar la Máquina. Esa es la cosa. Y para sacarlo de ahí hay que hacer un poquito de fuerza: Luchar y echarlo, Conjurarlo… ¿Qué me decías?

D. No, nada, Maestro…

M. Es terrible eso de los tenebrosos. ¡Cómo invaden a los organismos y todo!

D. ¿Eso es por recurrencia?

M. No… Se descuida la guardia y los tenebrosos se meten en la “casa” sin permiso; no dejen que los tenebrosos se metan dentro de ustedes, no lo permitan. ¡Estar en guardia!… ¡En guardia!.

D. Es decir, Maestro, ¿no olvidarse de sí mismo, será? ¿Cuando uno baja la guardia es cuando se olvida de sí mismo?

M. ¡Claro, cuando uno se olvida de su propio Ser, baja la guardia! Así es. En todo caso, ya les digo a ustedes, que lo principal en la vida, realmente, lo principal es la Aniquilación Budista, pasar por la Aniquilación Budista y para el efecto, hay que trabajar muy duro. Uno puede aniquilar o desintegrar a los Yoes, a los agregados psíquicos (lo puede hacer perfectamente), dijéramos a través de la meditación y de la oración, de la…

Ahora bien, la fuerza más importante que hay para desintegrar a los agregados psíquicos, está en la Forja de los Cíclopes. Allí hay una Fuerza Eléctrica terrible, que le permite a uno volver polvo a los agregados psíquicos.

Yo volví polvo a los agregados psíquicos que me quedaban, sencillamente, haciendo el trabajo en la Forja de los Cíclopes, intencionalmente, objetivamente, y allí los volví polvo.

D. Maestro, ¿es más fácil desintegrar los Egos, con los Cuerpos Solares ya construidos o en el discipulado?

M. Eso de todas maneras es lo mismo, y no es tan fácil. Esa es una lucha a muerte que tiene uno que tener contra sí mismo, sea que tenga los Cuerpos o que no los tenga, la cosa es igual.

D. ¿Es decir, la persona que tenga fabricado sus Cuerpos Solares, también tiene la posibilidad de convertirse más rápido en Hanasmussen?

M. Pues, hombre, el que tiene los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser mediante el cumplimiento del Deber Parlock del Ser, pues, puede convertirse en hanasmussen con doble centro de gravedad, si no elimina los agregados psíquicos, eso es claro. Si los elimina, pues, ¡maravilloso!, se convierte en un Hombre Solar. Pero si no los elimina, pues, se convierte en hanasmussen con doble centro de gravedad. Ésa es la cruda realidad de los hechos.

M. Pues, cuando se trata de agregados psíquicos, sea con Cuerpos o sin Cuerpos, de todas maneras está uno “amolado”, va para el Abismo y la Muerte Segunda.

D. Maestro, con relación a lo de anoche, eso que dice usted de la entidad, ¿ese es un Ego mío que en ese momento se posesiona a una entidad que está afuera?

M. Es una entidad X-X, cualquiera; no te preocupes ni pienses más eso, porque estás atrayéndola. D2. ¿Lo mejor es olvidarse?

M. ¡Olvídate de eso, no pienses más en eso!…

D. No, Maestro, yo le digo esto porque, por ejemplo, la vez pasada, de la curación de Semana Santa, ¿recuerda?

M. Sí…

D. Entonces, en la casa, a veces cuando yo hago alguna práctica, me ha sucedido eso, pero yo pido, digamos, a la Madre Naturaleza su ayuda; entonces usted me dice: “Tú vibras mucho con la Madre Naturaleza”. Entonces he sentido una cosa parecida; entonces yo quiero que usted me diferencie entre esto y lo otro.

M. La experiencia práctica te lo va indicando. Tú cumple con llamar a tu Divina Madre Kundalini y trabaja, y eso es todo; la experiencia te lo irá indicando, eso no se aprende… …se aprende sobre la marcha.

En todo caso no olvides que tú eres un Bodhisattva; estás “metiendo la pata” al aceptar a esos tenebrosos, ¿entendido? Tú tienes los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser formados; no tienes ya que fabricarlos, ¡los tienes! Ahora todo lo que tienes que hacer es desintegrar el Ego, volverlo polvo, reducirlo a cenizas, eso es todo. Y no admitir tenebrosos dentro de tu cuerpo, eso es todo.

Así, mis caros hermanos, es vital entender, pues, que la fuerza principal para desintegrar a los agregados psíquicos inhumanos que en nuestro interior cargamos, está precisamente en la Forja de los Cíclopes, es decir, en la Fragua Encendida de Vulcano; ahí está la Fuerza más grande.

Si uno no trabaja, pues, sencillamente demora la Aniquilación Budista. Y tiene uno que pasar por la Gran Aniquilación si quiere tener alguna realidad, si quiere ser, verdaderamente. Mientras uno no haya pasado por la Aniquilación Budista, no tiene realidad alguna, es un simple robot, como les decía anoche: “Pro-gra-ma-do”. ¿Quién lo programa? Sus propias impresiones pasadas, lo programan… Está programado, es un robot y nada más que un robot programado por las impresiones. Es una síntesis, como ejemplo, que hay que saber entender.

El ser robot…, creo que no es nada agradable, ¿verdad? Mejor es tener realidad, y se tiene realidad cuando se pasa por la Aniquilación Budista. Mientras uno no pasa por la Aniquilación Budista no tiene realidad.

Pero en esto de disolver agregados, quiero decirles a ustedes, que hay algunos muy difíciles, tal como aquel del automerecimiento: Pensar que uno se las merece todas. De eso tenemos que cuidarnos los misioneros (yo también me considero misionero; yo también salgo en misión con las giras, a hacer gentes y toda la cosa). De eso tenemos nosotros que estar vigilantes, porque podría suceder que trabajando nosotros por la humanidad, pues, nos sintamos llenos de méritos, y digamos nosotros: “Bueno, pero si yo he trabajado por la humanidad, yo estoy trabajando, me las merezco; yo tengo mis méritos puesto que estoy haciendo algo por la humanidad, me he sacrificado”.

Bueno, esta cuestión del automerecimiento, es muy grave, porque, realmente, nosotros no merecemos nada. Si yo les dijera a ustedes que: “Yo me las merezco, porque he escrito un poco de libros y he formado un Movimiento”. Porque formé el Movimiento Gnóstico no me parece que me merezca nada. Porque, ¿quién fue el que hizo el Movimiento Gnóstico? Ese que está aquí adentro. ¿Quién es él? El Anciano de los Días, la bondad de las bondades, la misericordia de las misericordias, lo oculto de lo oculto. Él sí tiene sus méritos, yo no soy sino el instrumento de él. Los méritos son de él, y no míos.

Si yo creo que me las merezco todas y que ustedes tienen que reconocerme a mí mis méritos, “por que yo hice el Movimiento Gnóstico” y lleno de humos en la cabeza me presento ante ustedes, estoy cometiendo una falta muy grave, porque yo no me merezco nada de eso, yo no he hecho nada de eso. La obra la hace es el Padre.

He servido de vehículo a él y eso es todo. Un instrumento imperfecto, una “maquinita” ahí que más o menos le sirve al Señor para escribir sus libros, los escribe es él, no yo. Es él a través de esta “maquinita”, a través de estos dedos, que por cierto, están un poco medio destruidos ya de tanto darle a la máquina de escribir… Es una “maquinita” que ya se le están dañando hasta los dedos de tanto escribir, está vieja, pero la “maquinita” ahí sirve. ¿Pero podría yo decir que tengo méritos? ¿Acaso yo soy el dueño de la Sabiduría Universal? Los méritos los tiene el Señor, porque él es el de los méritos. Yo únicamente soy su vehículo o instrumento, un vehículo imperfecto; sólo él es perfecto.

Así, pues, esa cuestión del Yo del merecimiento, del automerecimiento, hay que eliminarlo. Porque mientras uno tenga ese Yo del automerecimiento, de pensar que se las merece todas, no podría hacer otra cosa sino continuando como Ego; y eso de continuar como Ego es muy triste, porque así no se logra la Liberación.

M. Pues, siempre sienten; los que no lo dicen, lo sienten: “Yo me he sacrificado, yo he luchado, yo estoy haciendo el Movimiento, tengo mis méritos ya ganados”. Pues, eso no lo deja a uno morir en sí mismo. Uno tiene que saber que uno, uno, uno no es más que un pobre gusano y nada más, que uno nada vale, que la Obra es del Señor, del Anciano de los Días, él es el que hace la Obra. Nosotros nada valemos, nada somos. Hay que entender eso. Mientras no se entienda eso, pues, el Ego continúa existiendo.

Ahora bien, puede que lo entendamos intelectualmente y digamos: “Sí, es verdad”; pero otra cosa es comprenderlo realmente y sentirlo, ¿no? Hay que comprender y saber, y sentir que en realidad de verdad nosotros nada somos. Sólo el Padre que está en secreto tiene sus méritos, nosotros no tenemos méritos. Cuando mucho, servimos de instrumento; como instrumento podremos ser más o menos útiles.

Si estamos más “muertos” seremos más útiles; si estamos menos “muertos” seremos menos útiles. Mientras más “muerto” esté uno, más útil es como instrumento, ¡pero cómo instrumento! Pero creerse que uno es el que hace la Obra, ¡es absurdo! Porque nosotros nada somos, nada valemos, nada merecemos. Porque en pasadas existencias, y en la presente, todos nosotros hemos, dijéramos, pecado contra el Padre, hemos cometido muchos crímenes, muchos delitos y muchos errores. Ninguno de nosotros puede decir: “Hombre, yo jamás en mi vida, en ninguna existencia he cometido error alguno”. ¿Cuál de nosotros puede decir eso, cuál? ¿Conocen ustedes alguno?

Creerse uno Santo… Hay un Yo que se cree Santo, el Yo del santísimo: Se cree endiosado, santísimo, que se las merece todas. Ahí es el Yo fariseo. Debemos eliminar el Yo fariseo, si es que queremos lograr la Aniquilación Budista.

D. Maestro, entre los Misioneros sucede un problema. Ha sucedido todo el tiempo y creo que seguirá sucediendo; el hecho de que nos creemos cada uno de nosotros nos creemos mejor que los demás misioneros. Y sucede que cuando vamos a un sitio donde ha estado otro misionero, lo más probable es que vamos a deshacer la labor que otro ha hecho. Entonces, siempre ocurren problemas de esa naturaleza, y problemas de una especie y problemas de otra especie, por aquello del orgullo, y por aquello de que yo sé más, y por aquello de que yo hago las cosas mejor que el otro y mejor que aquél, entonces, comentando eso con Don Celestino, me dice: “No hay misionero mejor que el otro; el que es mejor es el que no arma lío; y es mejor porque no los arma”. Y eso me dijo Don Celestino. Quisiera, Maestro, que usted nos hablara al respecto.

M.Yo digo que los misioneros deben hacer labor,… …dando la Enseñanza en todas partes, pero no irrumpiendo en la Obra de otros. Cada cual es responsable de su Obra. Si un misionero ha logrado establecer un Lumisial y tiene un grupo formado, los otros misioneros deben respetar el Lumisial que éste ha establecido y no querer venir de afuera, de la calle, a reformar, porque eso es falta de respeto.

Es como si alguien, en este momento irrumpiera en esta casa a decir: “¡Bueno, esta casa está mal arreglada: Esta sala está horrible, fuera esos muebles, no sirven, traigan otros; y ese comedor, eso está horrible, traigan otra mesa, no sirve! Y, ¿a ver arriba, esas recámaras cómo están? ¡Cambiemos pasemos las camas de un lugar a otro!” Bueno, ¿qué dirían ustedes de esta persona?… …Está cometiendo un abuso. Lo mismo hace el misionero que se mete a destruir un grupo que otro está dirigiendo al querer reformarlo. Eso es otro delito. Que cada cual responda por su grupo; que cada cual responda por su gente ante la Ley y ante el Padre; que nadie se meta en la obra de otro, porque eso es un delito.

D. Maestro, pero en el caso de que el misionero internacional dice: “Bueno esto se hará bajo mi responsabilidad, aunque el misionero anterior haya dicho otra cosa”. Y dice: “Bueno aunque él haya hecho esto, esto se va a cambiar y es bajo mi responsabilidad”.

M. Está de “metiche”, donde no debe. Vaya y forme grupos nuevos, no quiera venir a reformar la obra de otros. Porque cada cual es cada cual, y cada cual responde de su obra ante la Ley y ante el Padre.

De manera que se han venido cometiendo toda esa clase de abusos en Centro América y Suramérica, y ciertamente eso es lamentable.

D. ¿Qué le toca hacer a una Junta S. en ese caso?

M. La Junta S. debe hacer cumplir la Ley. Los grupos que están formados, si han sido debidamente formados, que continúen con el orden establecido…

D. Perdón, Maestro, le hablan de la Central de Televisión.

M. ¡Ah, sí! Pues vamos a ver de qué se trata… Se está explotando al prójimo, etc., entonces la Junta S. sí debe… …para establecer el orden. Es claro que si considera la Junta S. necesario enviar un misionero allá, para poner orden en un Lumisial que anda en el caos, y el otro misionero ya abandonó a su gente, cambia la cosa, es distinto. Pero que un misionero al frente de un grupo, que tiene un grupo por su cuenta… …que tiene un Lumisial, que lo formó, que le costó sacrificio… …y de pronto venga otro a quererle “reformar la plana”, está mal.

Esto que digo se aplica no solamente a misioneros, sino a Directores de Santuarios. Nadie tiene por qué ir a reformarle el Santuario a un Director. Cada cual que…

Samael Aun Weor

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s